lunes, 27 de julio de 2015

Historias de Abogados, 50 Sombras de Grey, el Lobo y ... el Procurador

el 70% del tiempo de nuestras vidas dedicado al trabajo, puede no dejar otro resquicio al descanso diurno que unos breves minutos para la ensoñación (deseando estar en las antípodas, buceando en aguas cálidas y cristalinas mientras espera en la superficie un sol confortante ...) o para reflexionar sobre esas sensaciones de "déjà vu" que a veces nos asaltan por sorpresa: "creo que ésto ya lo he vivido ... o lo he leído en alguna parte".

La sensación llegó por vez primera cuando uno de mis representados me prometió, además de abonar mi Cuenta de Derechos, regalarme "tropecientos" kilos de miel ... salvaje.

En esos momentos sólo pensaba en cómo darle las gracias declinando el ofrecimiento ... porque por mi mente corrían imágenes de mi espalda rota en mil pedazos mientras transportaba tanto kilo de miel como me prometían ... e intentaba dilucidar con rapidez a cuantos de mis parientes podía "colocar" dicha miel. ¿Y si resultaban ser alérgicos, porque los humanos estamos ya demasiado acostumbrados a los alimentos ultra-procesados? ...

Pero terminé, para variar, siendo la ingénua Caperucita. Y en mi caso, no sólo el Lobo no trajo la tan prometida miel, sino que, además, jamás pagó mi Cuenta.

Habría dado algo porque el Leñador se hubiera "manifestado" y le hubiese dado una lección al Lobo. Pero no .. no había ningún Leñador.

Desde entonces me han ofrecido cosas tan variadas y absurdas (a cambio de mis honorarios, claro) que, en ocasiones, pienso que las he debido soñar ... o que vivo en una especie de broma malvada. Algunas de ellas con buena voluntad (creo ...) y otras con ánimo "ab initio" de no cumplir. En cualquier caso, el "The End" del cuento es el mismo: Me he quedado sin cobrar.

Lo más parecido a Mr. Grey en la vida de un Procurador es un/a Abogad@ que le ofrezca un mundo ilimitado de pleitos con mandato de clientes que abonen el trabajo igual que pagan los tomates en la frutería: sobre la marcha y sin rechistar. Un/a Abogad@ que vele por tu Cuenta lo mismo que vela por su Minuta mientras te dice (no hace falta que te lo susurre con voz insinuante) parafraseando a "The Weeknd" :

.- "You've earned it"

No somos mercenarios" que deben trabajar mucho por poco. Ni espartanos siempre preparados para la batalla, estén o no en condiciones físicas para ello. Ni tenderos de una Kasbah en la que no hay precio, sino regateo.

Pero la realidad es bien distinta. Con lo cual, efectivamente, somos mercenarios, espartanos y tenderos de Kasbah. Podríamos interpretar cualquier novela de aventuras.

Y, después de todo, volviendo al título, Mr. Grey no sabía, podía ni quería amar, en tanto que Anastasia no podía aceptar ese modus vivendi y, lo más imposible, renunciar al suyo propio, que incluía paseos, cine, amor ... fidelidad.

Fidelidad. Algo parecido une a Procurador y Abogado, deduzco, cuando oigo hablar de " mi Procurador", aunque no creo que se refiera un sentimiento, sino más bien a costumbre ... o algo así (confieso que, en este sentido, aún me hallo algo confusa). Y es que cada Procurador debe trabajar con el mayor número posible de Abogados si quiere llegar a fín de mes. En cambio, los Abogados parecen tener un sólo Procurador a quien le entregan la representación de todos sus clientes. A veces confían en su trabajo, en algunas ocasiones se quejan más de una y dos veces ... pero siempre vuelven a él.

Lo que me lleva a concluir que son más "fieles" los Abogados que los Procuradores, a los efectos de este "entretenimiento" en el que me embarco entre estas líneas.

En cuanto a mí ... ya me han jurado "fidelidad" tanto desde el punto de vista personal como profesional (Dios mío ... porqué me pasan a mí estas cosas ...) y sólo puedo decir que si a Ellie Goulding le va bien su "love me like you do", enhorabuena. Por lo que a mí respecta ...

Gracias. Pero no ... porque lo terrible de una promesa es ... que no se cumpla.

viernes, 24 de julio de 2015

Historias de Abogados, 1550. Abogado... ¿Porqué no soñar en Mediación!


Sentir que estas ahí, sentir que puedes y me puedes ayudar, sentir que
necesitas a los demás, sentir tu opinión, sentir sensaciones que me hacen
percibir que es posible, sentir que reconozco y me reconocen... ¿abogado,
abogada, quieres sentir?.
Personalmente,
no entendía porque después de 25 años trabajando como abogado sumergido en los
pleitos, las personas ponían en manos de desconocidos la solución de sus
problemas, de su vida. Yo siempre he creído que un minuto hablando puede
resolver una vida, y cuando encontré este perfil profesional y me formé, me
devolvió la ilusión a cuando me matriculé para hacerme abogado... Me gusta ABOGAR,
y eso significa ayudar. No me gusta hablar de éxito de la mediación o del
mediador porque, como los cantantes, uno no sabe si gusta más o menos, pero sí
tengo que decir que la pasión por este nuevo perfil profesional para los
abogados tiene su camino bien marcado y por tanto, aunque no guste, se debe
respetar.
Recientemente
en mis clientes he encontrado algo desconocido para mi: EL ALMA, ¿que es eso
que decimos muchas veces cuando nos salen frase como ¡¡ no tiene alma!! para
marcar una posición sin escrupulos de alguien con quienes estamos enfrentado,
o... ¡¡ me duele el alma!! para decir que nos estan hiriendo los
sentimientos....Yo aprendí que para la religión cristiana, el hombre consta de
tres partes, que son: cuerpo (lo físico) , alma (lo relacionado con lo
emocional) y Espíritu (lo relacionado con lo espiritual). De acuerdo a la
tradición cristiana, el alma es uno de los aspectos del ser humano, que lo
unifica como individuo y lo "lanza" a actividades que van más allá de
lo material. Gracias al alma el hombre es capaz de instintos, sentimientos,
emociones, pensamientos y decisiones libres, así como de volver sobre sí mismo
(auto conciencia).
Pues... me
gustaría mucho cambiar ese concepto, atreverme, poder decir que NUESTRA ALMA y
sobre todo EL ALMA DE NUESTROS CLIENTES ESTA EN LOS DEMAS. Es nuestra relación
con los demás la que marca nuestra ALMA; esta en tu pareja si la tienes, en tu
hijo o hija si lo tienes; en tu amigo o amiga que te acompaña toda la vida...
AHÍ ESTA EL ALMA... lo emocional está en ellos, es nuestra relación con ellos
la que nos marca... Por eso cada día levantaros con la intención tender la mano
a quien tenemos al lado. LA MEDIACIÓN ES LA MEJOR MEDICINA PARA EL ALMA,
SIEMPRE QUE LAS PARTES ENFRENTADAS CONTINUEN SU RELACIÓN EN EL FUTURO.
1. Fijemos
una Meta temporal
2. Comparte
tu sueño con el mediador y asi demostrarás tu interés
Al explicar
tu sueño a nosotros los mediadores, éste ya no será solamente una idea en tu
cabeza, sino que poco a poco se empezará a convertir en lo que de verdad te
interesa obtener con el proceso que empiezas. Posiciones e intereses se ?relajan?
en la conversación si confias en tus sueños.
3. Empieza
desde hoy a hacerlo realidad.
No tenemos
que esperar a firmar un acuerdo si la voluntad de colaborar y la buena fe están
presentes en las partes. Asi desde el primer día puedes empezar a cumplir lo
que deseas, lo que pactes, aunque sea verbalmente, siempre respetando al
contrario aunque no compartas sus ideas o matices.
4. Da el
primer paso
Atrévete a
dar ese primer paso que te ayudará a cumplir tu sueño y a salir de forma
positiva de ese conflicto que te preocupa. No debes esperar a los demás, si tu
muestras esa actitud, arrastraras a las partes en una misma sintonía de
cordialidad en busca de soluciones.
5. Déjate
ayudar por el mediador
¿No sabes
por dónde empezar? Deja que el mediador te acompañe en el camino de la búsqueda
del mismo., tal vez ellos puedan proponerte distintas vías de soluciones
sencillas que tú no habías considerado y que te ayudaran a decidir por ti
mismo, cual es la que te conviene, con la que te sientes cómodo y que la otra
parte respete porque encuentran una historia e interés común.
¿de verdad
todavía no te gusta este perfil profesional?
Javier Alés
Sioli
Javier Alés
Sioli. Lawyerpress.com. Sevilla, España, 11/02/15
http://www.lawyerpress.com/news/2015_02/1102_15_013.html

jueves, 23 de julio de 2015

Historias de Abogados, 1559. ¿Es el abogado el perfil idóneo para ser un buen Mediador!

La Ley 5/2012, de 6 de julio, de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, al
establecer las condiciones para ejercer la mediación, exige un título oficial
universitario o de formación profesional superior y formación específica para
poder desarrollar la labor como mediador.
Esto abre
la puerta a ejercer como tal desde diferentes profesiones de origen.
Y tiene
sentido. La mediación bebe de distintas fuentes para configurarse como una
disciplina propia. La aproximación al conflicto que se ofrece desde la
Pedagogía, el Trabajo Social, la Psicología, la Abogacía, etc., sirve para
enriquecer la formación del mediador y se refleja en los buenos resultados que
ofrece la mediación como método de resolución extrajudicial de conflictos.
Aun no
siendo la única profesión, como queda apuntado en el párrafo anterior, desde mi
formación de origen, me centraré en la idoneidad del perfil del abogado como
mediador y de la importancia de que este domine el entorno.
Parece
oportuna la intervención de profesionales del Derecho al concebir la mediación
como una técnica cercana a la negociación, a los efectos de la consecución de
acuerdos. Sabemos que los abogados llevan negociando ?toda la vida? y muchos
hacen suya aquella máxima bien conocida de ?más vale un mal acuerdo que un buen
pleito?, pero ¿por qué llega un abogado a querer formarse en mediación?
La
aproximación a la teoría del conflicto desde el terreno de la Abogacía se
realiza tras haber desarrollado la función de letrado escuchando, aconsejando,
estando al lado y representando a su cliente y viendo cómo el dictado de una
sentencia no finaliza el conflicto que originó la disputa, y que incluso en
demasiadas ocasiones no termina de acabarse, lo que genera un bucle con
situaciones que, aunque rayan el absurdo, no provocan ni una sonrisa. Para
muestra, dos ejemplos, a pesar de que, lamentablemente, cualquiera podría citar
infinidad de ellos: la devolución de un hijo una hora tarde o el corte de pelo
de un hijo. Esto hace que muchos abogados consideren que su labor no ha
conseguido alcanzar la ?concordia? que se les presupone desde el art. 9 del
Estatuto General de la Abogacía, y quieran dar un paso más en la resolución
definitiva del conflicto.
Por otro
lado, y aunque a priori pueda parecer paradójico que los abogados sean perfiles
adecuados para desarrollar la mediación, dado que su formación está orientada
al litigio, a la confrontación, y se dirigen a obtener un resultado victorioso,
el ya mencionado Estatuto General de la Abogacía define la profesión de abogado
como la de aquellos que ?se dedican de forma profesional al asesoramiento,
concordia y defensa de los intereses jurídicos ajenos, públicos o privados?.
Por tanto, a lo largo de la formación como letrado, este adquiere conocimientos
para poder ofrecer garantía de defensa de los intereses jurídicos ajenos de los
participantes (de ambos) en un procedimiento de mediación, con el respaldo que
da el conocimiento de la norma, del proceso de mediación y del procedimiento
posterior que puede llevar el acuerdo obtenido.
Podemos
añadir, además, que el abogado en ejercicio ha aprendido a lidiar con
situaciones de alta de tensión, y en muchas ocasiones ha actuado como
pacificador de conflictos, por lo que le resulta más sencillo manejar esas
situaciones.
También es
cierto que muchos conflictos tienen un fondo de desavenencia jurídica, y que,
en el caso de que aún no haya adquirido el carácter de cuestión litigiosa, en
el sentido de haber llegado a la vía judicial, sí tiene un potencial de llegar
a los Tribunales, es decir, en algunos aspectos queda vinculado con aspectos
del Derecho; de ahí que el abogado sea el experto adecuado por el dominio del
entorno en que se mueve la mediación.
Pero hay
otras razones que justifican los mediadores con perfil jurídico y es que los
abogados tienen una gran perspectiva de la complejidad, saben hacer aquellas
preguntas que ocasionan la preocupación de los intervinientes en el proceso y
la necesidad de asesorarse, lo que conlleva la adopción de un acuerdo sometido
a la legalidad desde su nacimiento, y sin necesidad de revisiones posteriores por
ese motivo.
Gema
Murciano
Gema Murciano. Lawerpress.com. Madrid, España. 23/02/15
http://www.lawyerpress.com/news/2015_02/2302_15_011.html#.VOrqS8y8LfY.linkedin

miércoles, 22 de julio de 2015

Historias de Abogados, A 38 años de la Matanza de Atocha


A continuación reproducimos la entrevista realizada por
El Militante
 a Joaquín Navarro. A 38 años del brutal atentado fascista, el único homenaje posible es continuar la lucha. Recuperemos el ejemplo de Joaquín, de Marcelino y de tantos miles de compañeros y compañeras que, a pesar de la brutal represión franquista, levantaron las Comisiones Obreras y tumbaron la dictadura.
¡Ganemos CCOO!
?A mí los trabajadores me merecen un gran respeto, porque lo dan todo (...) conocerlos es el papel de un dirigente sindical?
El 24 de enero de 1977 tres pistoleros fascistas asesinaron en un despacho laboralista de CCOO en la calle Atocha, Madrid, a tres abogados, un estudiante de derecho y a un administrativo, dejando además a cuatro heridos. Este brutal atentado, conocido como la matanza de Atocha, causó una honda conmoción y una impresionante respuesta por parte de la clase obrera. El entierro, celebrado el 26 de enero, se convirtió en una gigantesca manifestación y centenares de miles de trabajadores se declararon en huelga en Madrid y en otras zonas del Estado.
Los asesinos de Atocha iban en busca de Joaquín Navarro, dirigente del Sindicato de Transportes de CCOO en Madrid y de la huelga del transporte de viajeros, que había concluido en aquellos días arrancando un importante triunfo a la patronal. Habiéndose librado por minutos de una muerte prematura a manos de las bandas fascistas perseveró con las mismas energías en su labor sindical y política en defensa de los trabajadores, que aún hoy continúa a sus ochenta y dos años.
A Joaquín le conocimos durante las movilizaciones y huelgas de la EMT valenciana, donde trabajó hasta su jubilación. Los compañeros del Sindicato de Estudiantes, Joaquín, y muchos otros compañeros de la EMT, coincidimos en muchos análisis, en especial en la necesidad de ser mucho más contundente con la patronal.
Aprendiendo de los trabajadores
, editado por la Fundación de Estudios e Iniciativas Sociolaborales y CCOO del País Valenciano. El día 24 de noviembre el Sindicat d?Estudiants y El Militante convocarán a un acto de presentación del libro en Valencia. A continuación publicamos la entrevista realizada a Joaquín Navarro.
El Militante.- Cuéntanos cómo empezaste en el sindicalismo.
Joaquín Navarro.-
Me coloqué primero en las empresas con ocho o diez autobuses, conocí a los trabajadores, qué necesidades tenían, etc. Sin darme a conocer, quién era, qué pensaba. De ahí me marché a las empresas que tenían quince, veinte, treinta autobuses.
En el transporte cada trabajador tiene un turno distinto. Yo llegaba media hora antes y escuchaba las conversaciones, hablaba con los demás trabajadores para enterarme de qué no era correcto y qué había que arreglar en las empresas. Yo daba mi opinión y los trabajadores veían que no era nada del otro mundo, que tenía razón y me escuchaban. Y así empezamos la lucha en Juliá, en Madrid, donde me presenté a las elecciones sindicales de 1975
Como no nos contestaron, planteé hacer una asamblea, la hicimos y en ella dije que había que solucionar las cosas, que la empresa no cumplía ni con la ley de aquella época. La hicimos en un autobús grande y se acordó una plataforma reivindicativa. Por ejemplo, que los conductores no debíamos de cargar y descargar las maletas de los pasajeros, que nuestro trabajo era conducir. Y como eso, todo iba anotado. Yo pedí que cada trabajador se comprometiese por escrito. Cada uno puso lo que creía que debía cambiarse. Si alguno ponía algo irrealizable le explicaba por qué no podía ser, y si era demasiado poco también. Se votó la plataforma y se entregó a la oficina de la empresa. Sabiendo lo que podía ocurrir les dije que no nos iban a responder, porque estaban acostumbrados a no responder y seguir haciendo con nosotros lo que querían.
Yo les dije que teníamos que demostrar a la empresa que íbamos en serio, y la forma de hacerlo era hacer un plante y no ir a trabajar. Y entonces nos llamarían. Y así fue. Todos estábamos unidos. Advertí: ?puede ocurrir que venga la policía y nos saque de la empresa. Nosotros muy tranquilos vamos a salir a la calle, pero daremos paseos frente a la empresa el tiempo que sea necesario, el que se canse que vaya al bar a tomar el café. Pero venid uniformados?. Y así ocurrió.
Cuando las otras empresas se enteraron de que Juliá se había puesto en huelga, vinieron a donde estábamos nosotros y yo dije para mí: ?hemos ganado la huelga?.
Se ganó aquella huelga, se hizo una gran plataforma, les hicimos pagar todo lo que pedíamos, y los trabajadores tomaron conciencia, y comprendieron que las cosas se consiguen, aun pacíficamente, con la presión de los trabajadores hacia las empresas, con huelgas, movilizándose, haciendo saber que no estamos dispuestos a que hagan con nosotros lo que quieran.
Se firmó la plataforma, se recuperó mucho, la gente estaba contentísima, y a mí la empresa me tuvo sin conducir un tiempo. Cuando me volvieron a poner a conducir, uno de los jefes vino conmigo y al cabo de un tiempo recibí el despido de la empresa, a pesar de que no podían despedirme porque era delegado sindical.
Se celebró un juicio en Madrid, en 1976. La empresa me ofrecía una indemnización. Al saber que no podían despedirme me llamó el juez a mí solo y me dijo: ?Navarro, o coge usted el dinero o yo le despido sea como sea?. Hablé con mi abogado, y lo cogí. Entré en la lista negra y ya no pude encontrar trabajo en ningún sitio. Esa lista se repartía entre las empresas. Yo quise dar el dinero al Partido, pero no me dejaron porque me quedaba en paro, así que di la mitad: 125.000 pesetas.
EM.- El siguiente acontecimiento importante en tu experiencia sindical fue la emblemática huelga del transporte privado en Madrid, del 18 al 22 de enero de 1977, relacionada directamente con la matanza de Atocha. Háblanos de ello. JN.-En la reunión los empresarios dijeron que yo no podía estar porque ya no trabajaba, y yo dije a los trabajadores que dependía de ellos la decisión. Los trabajadores dijeron que sí, que yo tenía que estar, y entonces fuimos a los empresarios y les dijimos: ?nosotros no les decimos a ustedes quiénes tienen que sentarse por su parte a negociar con nosotros, por lo tanto nuestro representante es Navarro y él va a sentarse a negociar, o ya saben qué pasará?.
Llegar a eso me costó cerca de cuatro años de trabajo clandestino. En el sindicato vertical me enseñaron la pistola más de una vez. Y si muestras miedo se acaba todo.
Estas negociaciones entre el Sindicato Vertical y Comisiones fueron muy duras, y se llegó hasta el punto que estando nosotros en el despacho de Atocha, que es desde donde se dirigía la huelga, los pequeños empresarios nos llamaron para reunirse con nosotros sin los grandes. Nos explicaron que habían llegado a las manos, porque los pequeños asumían nuestras reivindicaciones y los grandes se oponían. Les dijimos que no podíamos llegar a un acuerdo solo con ellos, sin los grandes, pero que ellos podían presionar a los grandes para que se aceptase. El acuerdo, que alcanzamos con todas las empresas, fue muy duro pero muy bueno. Conseguimos un aumento de entre un 19 y un 21 por ciento, entre otras cosas.
Lo primero que siempre he planteado en todos los acuerdos es que no podía haber represaliados ni despedidos ni sancionados, y por escrito. Y llamé a los trabajadores a una asamblea por la noche para que votasen el acuerdo al que se había llegado. Y dije: ?Mañana a trabajar, pero si en cualquier empresa hay algún despedido, represaliado o sancionado, decidlo, que la huelga seguirá?. Yo he sido muy duro porque las circunstancias lo exigían. Era muy duro, pero no solo con los empresarios, también con los trabajadores, con todo el mundo, pero si no hubiera sido duro no habríamos conseguido nada.
Tras esta victoria es cuando se producen los asesinatos de Atocha, la noche del 24 de enero de 1977. Cuando se firmó todo, al terminar la huelga, había una reunión de abogados camaradas que no eran del transporte, sino de asociaciones de vecinos, de los barrios, etc. Cuando terminó nuestra asamblea se reunieron ellos, y son ellos los que murieron. No eran laboralistas, el despacho sí lo era, pero ellos no. Aquella noche me llamaron para tomar una cerveza, me bajé al bar y al poco empezaron a pasar las ambulancias, nos asomamos y vimos que paraban en la puerta. Cuando subimos vimos todo lleno de sangre, los teléfonos estaban todos rotos.
Me fui a casa de un compañero, trabajador del metro. Me dijo: ?Navarro, te quedas aquí y cuando quieras te marchas? y me marché al rato, no podía dormir. No sabía dónde ir y volví a Atocha.
Nos reunimos unos compañeros en un local del partido, aún no sabíamos que venían a por mí. Luego me dijeron: ?Navarro, tienes que venir con nosotros, porque uno de los abogados que no ha muerto, dice que preguntaron por Navarro?. Me metieron en un piso solo, cerca de la plaza de toros. Estuve allí unos días, no pude ir ni al entierro. Me llevaban comida por la mañana hasta que les dije, o me sacan ustedes de aquí o me voy yo. Me sacaron y me llevaron a otro piso, a casa de un camarada, luego de otro, hasta cuatro hasta que me mandaron al extranjero, por seguridad. Estuve en Rumanía, en Moscú...
EM.- ¿Qué opinión te merece el sindicalismo practicado por los actuales dirigentes sindicales?
Yo no estoy de acuerdo con el sindicalismo que se está haciendo ahora. Cuando estuve en Madrid, el sindicalismo que hacía era muy particular mío. Trataba por todos los medios de conocer a la clase trabajadora, ganármela. Para eso hay que tener mucha paciencia y escucharlos. Yo iba por las empresas media hora antes de empezar el trabajo. Porque cuando llegan los primeros trabajadores antes de empezar la jornada hablan entre ellos de sus problemas, y yo me iba quedando con eso. Ese es el papel de un dirigente sindical, conocer a los trabajadores, sus prioridades. No puedes ir a una asamblea sin saber qué piensan los trabajadores.
Cuando me vine a Valencia, en 1980, lo primero que dije en Madrid es que yo quería, antes que incorporarme al sindicato como liberado, trabajar en una empresa, con la condición de que fueran los trabajadores los que me eligieran. Tuve un buen recibimiento en la ciudad. A los cuatro o cinco días me incorporé al sindicato. Hablé con el responsable del transporte y le dije que necesitaba una reunión con los delegados de todas las empresas del transporte.
Después de tener esa reunión empecé a visitar las empresas y a preguntar por los delegados de comisiones, porque no podía llegar a las empresas diciendo ?aquí estoy yo?. Preguntaba por los delegados, ellos me presentaban a los trabajadores, incluso me iba a verlos a los baños. La patronal llegó a decir que había llegado un demonio a Valencia.
Al cabo de unos meses vi las negociaciones y pensé que había que meter mano. Convoqué una asamblea y planteé la lucha, porque no veía otra manera. La hicimos en la estación de autobuses, y si no llega a ser por los trabajadores, cuatro patrones que se plantaron allí me linchan.
Los trabajadores a mí me han respetado mucho porque siempre les he dicho la verdad, les he dicho el peligro que corrían y a la vez la forma de salir de este peligro. Hay que decirles el peligro que hay para que nunca puedan decir que les has metido en un callejón sin salida. Ese es el papel del dirigente, no se puede llevar a la gente como a los borregos sino todo lo contrario. Tienes que decirles: hay que ir a la lucha, porque con la lucha es como se consiguen las cosas, e indicarles el peligro y cómo evitarlo. Y cuando hablas de esa forma los trabajadores recapacitan. Mucho cuidado, que los trabajadores son muy inteligentes. No les puedes engañar una vez porque dejan de seguirte, y esa es la cruda realidad.
Al poco tiempo vi que las cosas en el sindicato conmigo ya no iban bien, que ese recibimiento que me habían dado ya estaba cambiando, y yo me dije, ahora tengo una familia y la tengo que cuidar, así que me puse a trabajar en la EMT.
Llegó el momento en que el sindicato me sancionó. Yo pensaba que me habían expulsado, pero ahora me han dicho que estaba sancionado, ¿por qué? Porque los dirigentes del transporte estaban molestos conmigo porque les había dejado con el culo al aire más de una vez.
Pero aun estando sancionado yo firmaba los convenios, y nunca he hablado mal de Comisiones Obreras. Siempre he dicho que soy fundador de comisiones. Nunca he pagado cuota a otro sindicato.
En una huelga de la EMT me escayolaron una pierna, de la paliza que me dio la policía. Esa huelga también la ganamos. Ese convenio fue tan duro que nos manifestábamos desde la puerta de la empresa hasta el ayuntamiento casi todos los días. La comisión negociadora era UGT, CCOO, CNT, independientes, cuatro sindicatos y los que no éramos de ninguno. Cuando llegamos por la tarde me tenían preparado un coche con un megáfono para hablar. Por la noche nos sentamos a negociar y llegamos a un principio de acuerdo, y al día siguiente, Pérez Casado, el entonces alcalde de Valencia, me dice: ?Navarro, siéntese usted a mi lado?. Todo esto ante la comisión negociadora. Me dio pena de ellos porque anteriormente habían firmado un convenio a espaldas de los trabajadores y tuvieron que comérselo con patatas.
A finales de los ochenta, en una huelga que hubo, los sindicatos llegaron a un acuerdo de servicios mínimos que para mí no eran mínimos. Así que iba el secretario general del transporte de Comisiones a las empresas para que los cumplieran, y yo iba detrás a decir que en esa huelga no habría ni un servicio mínimo. Por eso decía que les dejaba con el culo al aire. Y también por eso me respetaban los trabajadores. Porque es fácil entrar en una huelga, lo difícil es salir de ella sin perder nada. Los trabajadores saben quién les lleva por mal camino. Para mí los trabajadores, piensen como piensen, lo que tienen que conseguir es la unidad para ir a la lucha.
EM.- ¿Qué has aprendido de los trabajadores?
Yo he aprendido mucho, he escuchado mucho, porque al hablar dicen la verdad, lo que piensan, y de ahí puedes sacar lo necesario para ir a la lucha. A mí los trabajadores me merecen un gran respeto, porque lo dan todo, como sea su forma de ser, como piensen, todo tiene un sentido. Eso es lo que hay que comprender.
A ver qué empresa funciona sin trabajadores. El capital es el enemigo, es insaciable, pero el que se mete en tus filas camuflado es peor. Porque lleva a la gente por un callejón sin salida.
Yo sé que Rajoy y su cuadrilla son el enemigo, pero muchos dirigentes de partidos y sindicatos también. El sindicalismo es bonito llevado honradamente. Hoy en día el sindicato es una empresa. Hay que hacer una limpieza. Hay que decirles: levantaos y moved el culo un poco que se os enfríe, id a las empresas, hablad con los trabajadores. A veces veo cosas que me ponen los pelos de punta, que parecen peores que el vertical. Que en lugar de que los dirigentes vayan a ver a los trabajadores, son estos los que tienen que ir al sindicato a pordiosear, a pedir información.
Y les dan un papelito: vaya usted a tal hora allí. ¿¡Pero esto qué es!? Yo de los ordenadores no estoy en contra, pero no tantos. Id a las empresas que es el mejor ordenador que hay. Y reconoced los errores que hemos cometido, que los hemos cometido muy grandes y muy gordos. Esa es la cruda realidad.
Y si vas a una empresa, y ves que algunos del comité se han dedicado a meter a su familia, esos se han vendido a la empresa. Porque meten a su mujer, a su cuñado, y ¿qué pasa? La empresa despide y amenaza en los convenios, y por otro lado, fulano, miembro del comité, está metiendo a tres familiares. ¡Qué bonito! Eso se tiene que terminar

martes, 21 de julio de 2015

Historias de Abogados, Abogado


El empresario canadiense Cy Tokmakjian regresó a Canadá luego que el

gobierno de Cuba lo liberó de prisión, informó el sábado el abogado del

hombre de negocios, Barry Papazian.

En un comunicado, Papazian agregó que Tokmakjian volvió a casa por

primera vez en tres años. Precisó que el empresario y su familia no

harán declaraciones por el momento.

Tokmakjian, propietario de la empresa automotriz Tokmakjian Group, con

sede en Ontario, fue condenado en Cuba el mes pasado a pasar 15 años de

prisión por cargos relacionados con corrupción.

Previamente su familia había dicho que los cargos contra él fueron

inventados, como pretexto para apoderarse de 100 millones de dólares en

activos de la empresa en Cuba.

Las autoridades cubanas allanaron las oficinas de la compañía en 2011,

cuando el gobierno lanzó una campaña contra la corrupción que incluyó a

ejecutivos extranjeros de al menos cinco naciones.

Source: Abogado: Cuba libera al empresario canadiense Tokmakjian | El

Nuevo Herald El Nuevo Herald -

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/article10878704.html

lunes, 20 de julio de 2015

Historias de Abogados, abogado de capos

El abogado Abel Rodríguez del Orbe se ha destacado en el último tramo de su carrera profesional por asumir la defensa y protección de los capos nacionales. Se entiende que la ley y el derecho a la defensa legal es igual para todos, lo que jamás nos esperábamos muchos es que un señor que se encuentra en el otoño de su vida, después de ocupar importantes cargos en el Estado, se pasara para el lado sombrío de la justicia.

El jurista Abel Rodríguez del Orbe.
Abelito estigmatizado

viernes, 17 de julio de 2015

Historias de Abogados, Abogado de TalCual pregunta

 la entrevista del domingo pasado al periodista José Vicente Rangel, el
presidente de la Asamblea Nacional ratificó que demandará a los diarios
Tal Cual, El Nacional y la página web La Patilla por divulgar lo que en
exclusiva obtuvo el periódico español ABC.
Hasta
 el lunes de esta semana, en las oficinas de Recepción y Distribución de
 Expedientes y de Causas Civiles del Poder Judicial no se había
denunciado a esos medios nacionales ni a sus directivos, informó el
abogado de TalCual, Humberto Mendoza D? Paola.
Mendoza
 D? Paola enfatizó que Leamsy Salazar presentó la denuncia en la DEA y
es a él a quien Cabello debe demandar. ?¿Por qué no lo hace??,
cuestionó.
Dijo
 que TalCual se ajustó a los parámetros periodísticos que establece la
ley y afirmó que se van a defender. ?Esa noticia fue también difundida
por Reuters, AFP, AP y otras agencias internacionales, y el diario paga a
 algunos de esos medios por sus servicios, de allí tomó la información. Y
 de ser falsa la noticia, haremos la aclaratoria?, aseguró el abogado.
Al
 jefe de la AN le faltó poco para defender a Salazar. Dijo a José
Vicente Rangel el domingo que ?lo ponen a decir mentiras?, y siendo un
testigo protegido, lo ?lanzan a los leones?.
Le
 parece extrañó que difundieran el nombre y el apellido del ex militar
cuando debían resguardarlo. También ve raro que esa información la
publicara el diario ABC cuando ?es una cosa muy secreta?.

jueves, 16 de julio de 2015

Historias de Abogados, Abogados critican posición de Ministro Administrativo sobre la reelección

Los abogados Servio Tulio Castaños y Namphi Rodríguez deploraron la actitud del ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, sobre la reelección, a sabiendas de que está prohibida por la Constitución de la República.

A juicio de Rodríguez, el funcionario justifica su afán reeleccionista en ideas tan desafortunadas como la expresión de que ?por encima de cualquier orden jurídico está la decisión de un pueblo?.

?Esa expresión es propia de regímenes autoritarios y populistas que buscan justificar en nombre del pueblo los intereses de las élites gobernantes?, expuso el presidente de la Fundación Prensa y Derecho.
Finjus

En tanto que el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia dijo que el Estado lo que debe hacer es promover el fortalecimiento constitucional del país, y entiende que hay mucha gente que quisiera que la reelección fuese posible, pero que hay que recordar que la Constitución lo prohíbe.

?Vamos en medio de este debate a tratar de darle respuesta a quienes se han embarcado en ese camino de querer modificar la Constitución del 2010. Creo que eso sería un error, y creo que no hay derecho a someter por ese camino a un presidente que cuenta con la simpatía de la mayoría?, manifestó.

Invitó a que no se rompa el orden institucional porque ?eso le va a hacer mucho daño a la figura del presidente y al país a la larga, y yo lo he dicho de manera responsable?.

?Todas las reformas constitucionales que se han hecho en esa dirección, quienes la han promovido han terminado muy mal. No creo que en la actual coyuntura se vaya a presentar un hecho de excepción, no me parece?, manifestó.
TC advierte a Aduanas

En otra información, el presidente del Tribunal Constitucional (TC), Milton Ray Guevara, deploró las declaraciones del director de Aduanas, Fernando Fernández, y le advirtió que ese organismo estará ahí para garantizar la supremacía de la Carta Magna y la protección de los derechos fundamentales.

Ray Guevara respondió así a declaraciones de Fernández, quien dijo que si el TC reconoce en su fallo la legalidad de un contrato para la instalación y administración de equipos de rayos X en los puertos del país, Aduanas no acataría su decisión.