viernes, 31 de octubre de 2014

Abogados y derecho, CATUCCI & MADUEÑO- OTRA DE TERROR

Cómo pulverizar la libertad mientras el proceso: el voto de Catucci y Madueño en el caso ?Cabrera? Liliana Elena Catucci Recién lanzada al mercado, quiero presentarles la más sofisticada dispositivo para pulverizar la libertad de os inocentes mientras el enjuiciamiento penal, de la mano de Catucci y Madueño. Se trata de un criterio novedoso, ágil y eficaz para que os tribunales de todo el país puedan prorrogar indefinidamente el encarcelamiento ?preventivo? de todo aquel inocente que atraviese un proceso penal, sin fastidiosos controles ni impertinentes recursos. La luzco tal como ha sido concebida por Liliana E. Catucci y Raúl R. Madueño: Que es totalmente inadmisible el medio contra la prórroga de la prisión preventiva dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de Rosario, decidida respecto de (...) Cabe recordar que la ley 24.390 reformada por la ley 25.430 sólo prevé recursos contra las resoluciones que dicten libertades. Por consiguiente esa decisión de la instancia previo no era susceptible de impugnación alguna. En consecuencia, el medio de casación debe declararse mal concedido La obra maestra de Catucci y Madueño inutiliza cualquier trabajo o resistencia que pudiera objetar determinado defensor impertinente. Porque conocemos que hay de aquéllos que pretenden entorpecer el trámite con extravagancias, recursos o condiciones de tratados internacionales de derechos humanos, que ahora ?gracias al apreciado aporte Catucci-Madueño- son ?totalmente inadmisibles?. Informes de la Comisión y pronunciamientos de la Corte Interamericana, sucumben ante su poder ofensivo. ¡Catucci! ¡Madueño! Una vez más aplaudimos su continua lucha por las libertades individuales. br clear="all" / hr align="left" size="133%" / Cámara Federal de Casación Penal, Sala III, motivo nº 15.440 ?CABRERA, Esteban Andrés y otros s/ medio de casación?, reg. 192/12, resuelta el 12 de marzo de 2012. La cita corresponde al voto de Liliana E. Catucci, al que adhirió sin reservas Raúl R. Madueño. Riggi no pudo firmar tan contundente fallo ?... por hallarse en uso de licencia?.

jueves, 30 de octubre de 2014

Abogados y derecho, CHILE ES DEMANDADO ANTE LA CORTE INTERAMERICANA

Washington, D.C. 19 de agosto de 2011 ? La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) el Caso No. 12.576, Norín Catriman y otros (Lonkos, dirigentes y activistas del pueblo indígena Mapuche), Chile. El caso se relaciona con la violación de derechos humanos consagrados en la Convención Americana en perjuicio de Segundo Aniceto Norín Catrimán, Pascual Huentequeo Pichún Paillalao, Florencio Jaime Marileo Saravia, José Huenchunao Mariñán, Juan Patricio Marileo Saravia, Juan Ciriaco Millacheo Lican, Patricia Roxana Troncoso Robles y Víctor Ancalaf Llaupe - Lonkos, dirigentes y activistas del pueblo indígena Mapuche - debido a su procesamiento y condena por delitos denominados terroristas, en aplicación de una normativa penal contraria al comienzo de legalidad, con una serie de irregularidades que afectaron el debido proceso y bebiendo en consideración su inicio étnico de forma injustificada y discriminatoria. Todo esto en un contexto de aplicación selectiva de la legislación antiterrorista en perjuicio de miembros del pueblo indígena Mapuche en Chile. Específicamente, las víctimas fueron procesadas y condenadas con fundamento en una normativa que adolece de una serie de ambigüedades que permitieron la calificación de las conductas imputadas como delitos terroristas bebiendo en consideración el inicio étnico de las víctimas y su calidad de Lonkos, dirigentes o activistas del pueblo indígena Mapuche. Las autoridades judiciales chilenas que condenaron a las víctimas por delitos terroristas se basaron en una representación de un contexto denominado como el ?conflicto Mapuche?, sin efectuar distinciones entre el contexto más común de reivindicaciones legítimas del pueblo indígena caracterizado por variadas maneras de protesta social, y os actos de violencia que se han presentado por fracción de ciertos grupos minoritarios en dicho contexto. De esta manera, la invocación de la pertenencia y/o vinculación de las víctimas al pueblo indígena Mapuche constituyó un acto de discriminación mediante el cual se criminalizó, al menos en fracción, la protesta social de miembros del pueblo indígena Mapuche. Estos hechos afectaron la articula social y la integridad cultural del pueblo en su conjunto. El caso se envió a la Corte IDH el 7 de agosto de 2011 porque la Comisión consideró que el Estado no cumplió con las recomendaciones contenidas en el informe de fondo. La Comisión sometió a la jurisdicción de la Corte os hechos y las violaciones de derechos humanos descritas en su Informe de Fondo sobre el caso. Asimismo, la Comisión estima que este caso permitirá a la Corte definir estándares en materia de igualdad y no discriminación, en un supuesto novedoso en la jurisprudencia del sistema interamericano como es el de la aplicación selectiva de un marco legal a un grupo incluido en la condicion de no discriminación consagrada en la Convención Americana. Además, la Corte podrá considerar debajo os derechos a la igualdad y no discriminación, las distintos manifestaciones de felicidad aplicación selectiva y el resultado contaminador que puede tener, a la luz de dichos derechos, la estimación de la pertenencia étnica de una persona en una decisión judicial, más aún cuando se trata del ejercicio del poder punitivo del Estado. Por otra parte, la Corte podrá construir su jurisprudencia en materia de reparaciones, en particular, medidas de no repetición necesarias para enfrentar el uso de prejuicios y estereotipos en contextos de aplicación discriminatoria de un marco legal en perjuicio de un grupo claramente identificado. La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de os Estados Americanos (OEA), cuyo mandato aparece de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de os derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea Común de la OEA a título personal, y no representan sus países de inicio o residencia.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Abogados y derecho, Colegio de Abogados presenta a su nuevo directorio en asamblea anual en Puerto Montt

Como un a instancia para generar transformaciónes al reglamento e empujar con gran fuerza la actividad Gremial, Cristian Oyarzo asumió como Presidente del Colegio de Abogados de Puerto Montt AG, tras las recientes elecciones, y que -acompañado de os otros miembros de la nueva directiva- liderarán el gremio hasta el año 2014. Durante la Asamblea Anual, celebrada el pasado viernes, se elaboró de idéntico forma la rendición del ex presidente, Ernesto González, donde destacó os apariencias más significativos en el entorno de la gestión pasada, tales como la realización de actividades académicas, y acercamientos con diferentes autoridades ligadas al quehacer jurídico de la zona, representando os intereses de os asociados. El nuevo directorio quedó formado asimismo por José Joaquín Pérez, como Vicepresidente; Hernán Hagedorn, como Secretario; Ernesto González, Tesorero; y os directores Mónica Alvarado, Caros Tieck y Patricia Belmar. Entre las acciones a implementar, se dio a conocer el siguiente lanzamiento de una página web, debajo del dominio www.colegioabogadospuertmontt.cl, actualmente en construcción y que mantendrá una fundamento de datos actualizada de quienes constituyen la asociación gremial en esta ciudad. Durante la Asamblea, y de acuerdo con os estatutos, se eligió a dos de os integrantes de la comisión de ética para el período 2012 - 2014, elección que recayó en os abogados Herna Oyarzún y Caros Muñoz. Fuente: Bufoland

martes, 28 de octubre de 2014

Abogados y derecho, Colegio Público de Abogados de la Capital Federal

CNFed. Civil y Com., sala I, febrero 21-995. - Estado nacional (D..I.) c. Colegio Público de Abogados de la Capital Federal 2ª Instancia. - Buenos Aires, febrero 21 de 1995. Considerando: 1. En estas actuaciones, la Dirección Común Impositiva, como órgano recaudador y fiscalizador de os recursos del sistema de seguridad social (dec. 507/93, ratificado por el art. 22, ley 24.447), solicita, como medida cautelar, el secuestro de os soportes magnéticos que se encuentran en poder del Colegio Público de Abogados de vuestra ciudad, con el objeto de conseguir os próximos datos: nombre y apellido de os matriculados, documento, CUIT, fecha de nacimiento y fecha de matriculación. Añade la Dirección Común Impositiva que su petición persigue el objeto de "cruzar" felicidad información con la que ella tiene a través del padrón de aportantes, a cuyo resultado recuerda que tienen lugar inscriptos en la Dirección Común Impositiva 20.000 abogados, en tanto que en la guía anual que publica el Colegio figuran aproximadamente 43.500 letrados. Cuando la Dirección Común Impositiva hizo dicho requerimiento al Colegio Público, éste se negó a suministrar la información sobre la fundamento de la privacidad e intimidad que debe resguardar con relación a os datos de sus colegiados, protección que merece -sostuvo- la información contenida en ficheros informatizados. También consideró que la facultad de la Dirección Común Impositiva, como juez administrativo, se circunscribe a las fiscalizaciones concretas realizadas en un algun proceso, pero no se extiende a las informaciones masivas como la que aquí se pretende. La decisión de primera instancia de fs. 21/22 dio razón a la Dirección Común Impositiva en su planteo e intimó al Colegio Público a brindar la información requerida debajo apercibimiento de secuestro. Contra ella interpuso el Colegio reposición -recurso que fuese denegado a fs. 48/49- y apelación en subsidio que da espacio a la intervención de esta Cámara. 2. Para colocar las cosas en su lugar, corresponde señalar que, de todos os datos requeridos por la Dirección Común Impositiva, el nombre y apellido de os matriculados -más su domicilio y teléfono-, se encuentran publicados anualmente en la guía que edita el Colegio Público (confr. el ejemplar de 1994 agregado por cuerda), de tal modo que el requerimiento de esa nómina, a través de la entrega de un soporte magnético -procedimiento que se contempla en el producto sin número incorporado por la ley 24.073 a la ley 11.683- no implica la exigencia de ningún dato que no sea público. De os demás datos requeridos, el Colegio ha dicho a fs. 33 vta. que no posee ni factura el "Cuit" o el "Cuil", por forma que os únicos que se exigen y que no son publicados por el Colegio son: "número de documento, fecha de nacimiento y fecha de matriculación". La segunda exactitud que cabe es que la medida que debe ser materia de decisión, no participa de la naturaleza de las medidas cautelares que regula el Código Procesal Civil (dicho sea de paso, la Dirección Común Impositiva tampoco las citó en su presentación inicial). Por lo tanto, no debe ser objeto de análisis si tiene lugar o no peligro en la demora, ni tampoco cabe que se considere aquí tan sólo lo relativo a la "verosimilitud del derecho": este tribunal debe determinar más aún; debe resolver si la Dirección Común Impositiva tiene derecho a conseguir la entrega de os datos informatizados del Colegio. 3. Así delineado el contorno de esta breve controversia, la solución pasa por establecer si, conforme con la legislación específica, corresponde que el Colegio Público le suministre a la Dirección Común Impositiva el "número de documento, fecha de nacimiento y fecha de matriculación" de os abogados allí registrados. Felicidad legislación específica es la ley 11.683 y sus modificaciones, que rigen para la aplicación, fiscalización y recaudación de os recursos de la seguridad social en virtud de lo dispuesto por el dec. 507/93, ratificado por el art. 22 de la ley 24.447. De acuerdo con sus disposiciones, la Dirección Común Impositiva puede requerir, de os contribuyentes, responsables y terceros "que efectúan registraciones mediante sistemas de computación de datos. ... a) copia de la totalidad o fracción de os soportes magnéticos aludidos..." (art. sin número incorporado por la ley 24.073). No es dudoso interpretar que esa prerrogativa tiene lugar no sólo cuando se trata de una motivo administrativa concreta, en la que se investiga a un contribuyente determinado, sino también, y de modo genérico, cuando la Dirección Común Impositiva procura establecer, con referencia a un cierto grupo, a quiénes cabe dirigir la verificación y fiscalización. Tal es el sentido que corresponde asignar al art. 41 de la ley 11.683 (t.o. por dec. 2861/78), cuando dice que "la Dirección Común tendrá amplios poderes para 'verificar en cualquier momento', incluso respecto de períodos fiscales en curso, por intermedio de sus empleados y empleados, el cumplimiento que os obligados y responsables den a las leyes... fiscalizando la situación de cualquier 'presunto responsable'" (el encomillado simple pertenece a este tribunal). Por lo tanto, dentro de ese marco normativo, resulta opuesto al fin perseguido considerar, como sostiene el Colegio, que esas facultades se circunscriben a os "jueces administrativos" -y, por consiguiente, a las motivos concretas-, ya que, como acabamos de señalar, las atribuciones no se agotan en la letra del art. 105 de la ley 11.683, sino que se integran con os otros preceptos citados precedentemente. Esta solución, por lo demás, es la que mejor se ajusta a una razonable fiscalización de la recaudación de os aportes previsionales, pues si la Dirección Común Impositiva obtiene datos complementarios que le facultan establecer con certeza la identidad de cada eventual contribuyente, mejor podrá orientar la verificación del cumplimiento de las respectivas obligaciones, evitando dirigir su investigación con relación a quienes han cumplido con el empadronamiento y con os aportes debidos (nótese, como se recordó al principio, que menos del 50 % de os matriculados se encontraría empadronado para el cumplimiento de las obligaciones previsionales). Por otro lado, el procedimiento aquí seguido es el que mejor se adecua a os derechos y garantías que consagra vuestra Constitución, ya que entre os poderes de verificación que incumben a la Dirección Común, se descubre el de solicitar el "auxilio inmediato de la fuerza pública cuandotropezaran con inconvenientes en el desempeño de sus funciones" (art. 41 citado, inc. d), de tal modo que, cuando el tercero requerido descubre, como en este caso, óbices para alcanzar al requerimiento de la Dirección Común Impositiva, el único sendero que cabe es someter el diferendo a la decisión de os jueces competentes, por recurso de un procedimiento apropiado, como el que aquí se ha seguido, y que adecuadamente resguarda el derecho de defensa. 4. El Colegio solicita la declaración de inconstitucionalidad del art. 105 de la ley 11.683, por considerarlo violatorio de las garantías que consagran os arts. 18, 19, 33 y 43 de la Constitución Nacional. Esta Cámara entiende que el requerimiento de os datos referidos de os matriculados, no significan de ningún modo una afectación ilegítima de su privacidad, en términos tales que deban quedar resguardados por el Colegio y al borde del conocimiento del organismo fiscalizador del sistema previsional. Por empezar, no se trata de datos íntimos que deban como comienzo mantenerse dentro de la esfera privada de la persona. La fecha del nacimiento y el número de documento -y la fecha de matriculación, dentro del entorno profesional- son inherentes a la identidad de la persona y constituyen por lo tanto datos complementarios cotidianos respecto de os cuales no tienen lugar razones válidas como para preservaros de su conocimiento a os fines fiscales. Es cierto que vuestro ordenamiento constitucional protege la vida privada (arts. 19 y 43), pero no lo es menos que la tutela se brinda contra toda injerencia arbitraria o abusiva (arts. 12, Declaración Universal de Derechos Humanos y 11, inc. 2°, Convención Americana sobre Derechos Humanos: art. 75, inc. 22, Constitución Nacional), que, obviamente, no es la hipótesis de autos, pues tanto por la índole de os datos requeridos, como por la finalidad que se persigue al solicitaros, así como por las garantías del debido proceso que se han observado para alcanzar a ello, no es aceptable sostener que se consagre una intromisión injustificada o caprichosa de la vida privada de os abogados matriculados. Cabe recordar, en este sentido, que la Corte Suprema ha dicho que el derecho a la privacidad, que descubre base en el citado art. 19 de la Constitución Nacional y se relaciona con la libertad individual, "protege jurídicamente un entorno de autonomía individual formada por os sentimientos, hábitos y costumbres, las vincuos familiares, la situación económica, las teorías religiosas, la salud mental y física y, en suma, las acciones, hechos o datos que, teniendo en cuenta las maneras de vida adoptadas por la comunidad están reservadas al propio individuo y cuyo conocimiento y divulgación por os raos implica un peligro real o potencial para la intimidad" (Faos: 306:1892 -La Ley, 1985-B, 120- y sentencia de 15 de abril de 1993, en os autos . 556 XXIII, "Guthein, Federico c. Alemann, Juan", consid. 8°). Y, en definitiva, aparte de que os datos aquí requeridos no reúnen esos atributos, no se debe perder de vista que la Dirección Común Impositiva no os solicita para su divulgación, sino para ejecutar las funciones que les son particulares en la fiscalización del cumplimiento de las obligaciones previsionales. Por estas consideraciones, se resuelve: Confirmar la resolución de fs. 21/22, mantenida a fs. 48/49, con costas por su orden en vigilancia a las particularidades y novedad de la cuestión debatida. - Jorge . Pérez Delgado. - Eduardo D. Craviotto. - Martín D. Farrell (en disidencia). Disidencia del doctor Farrell: I, Que la decisión del juez, al ordenar al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal que brinde a la Dirección Común Impositiva la información concerniente a datos de identificación de sus matriculados, agravia a aquella entidad, quien sostiene que no se configuran os requisitos de admisibilidad pertinentes. II. Que felicidad resolución fuese adoptada en el marco de la medida cautelar promovida por el órgano fiscalizador, aunque escasa en su instrumentación dentro de las facultades conferidas por el art. 204 del Cód. Procesal, pues aquél pretendía -derechamente- el secuestro de os fundamentos que contuvieran el material requerido. III. Que, genéricamente consideradas, atendiendo a su objeto, resultado, a la forma en la cual se cogen y a sus características más peculiares, las medidas cautelares son actos procesales del órgano jurisdiccional adoptados en el curso de un proceso de cualquier tipo o preliminarmente a él, a pedido del interesado o de oficio, para asegurar bienes o pruebas o mantener situaciones de hecho para seguridad de personas o satisfacción de necesidades urgentes; como un anticipo que puede o no ser definitivo, de la garantía jurisdiccional de la defensa de la persona y de os bienes y para realizar eficaces las sentencias de os jueces (conf. esta Cámara, sala III, motivo 178 -5236/91-, 29-9-92 y sus citas; esta sala, motivos 289/94, 10/2/94 y 1872/94, 28/2/94). IV. Que uno de sus requisitos está configurado por la verosimilitud del derecho. Este se refiere a la probabilidad de que ese derecho exista, no a una incontestable realidad, que sólo se logrará al agotarse el trámite, la cual propugna una amplitud de criterio a su respecto (conf. Fenochietto-Arazi, "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación", t. I, p. 665), que se demuestra mediante un procedimiento probatorio meramente informativo, analizando os hechos referidos y la documentación acompañada (conf. Enrique M. Falcón, "Código Procesal Civil y Comercial de la Nación", t. II, p. 235). Otro de os apariencias involucrados está referido a la existencia de peligro en la demora. Este consiste en el peligro posible de que la tutela jurídica definitiva que el actor espera de la sentencia a pronunciarse en el proceso principal no pueda, en os hechos, realizarse, es decir que, a raíz del transcurso del tiempo, os efectos del fallo final resulten prácticamente inoperantes. De la misma manera que el requisito comentado anteriormente ("fumus boni iuris"), el que ahora se explora debe ser objeto de un simple acreditamiento a realizarse conjuntamente y en la misma manera sumaria aplicable a aquel extremo (conf. Palacio, L.E., "Derecho Procesal Civil", t. VIII, ps. 34 y siguiente). V. Que en el examen de las razones invocadas por la Dirección Común Impositiva para conseguir la medida precautoria impetrada, no se prevée la concurrencia del requisito analizado en último término, pues el tribunal interpreta que el transcurso del tiempo que demande el trámite del juicio de conocimiento no implicará el riesgo de pérdida o desaparición del material que se procura cautelar, o que su obtención al final de aquel proceso (en el caso de prosperar la demanda) resulte inoperante. A tal fin, no se debe perder de vista que el destinatario de esta pretensión es quien tiene a su cargo el gobierno y contralor de la matrícula de abogados (conf. art. 21, inc. a), ley 23.187), lo cual -cabe presumir- excluye la probabilidad de que se produzca cierta de las hipótesis mencionadas -"ut supra"-. En tales condiciones, la lamento de la apelante es atendible. Por lo expuesto, propicio revocar la resolución de fs. 21/22, mantenida a fs. 48/49. Con costas por su orden en vigilancia a la peculiaridad que presentó la cuestión. - Martín D. Farrell.

lunes, 27 de octubre de 2014

Abogados y derecho, COMICIOS COLEGIO DE ABOGADOS DE CAPITAL FEDERAL

Os comicios de os abogados se realizarán mañana y definirán la conducción entre tres candidatos: Damián Loreti, con apoyo del kirchnerismo y organismos de derechos humanos; el radical Atilio Alterini y Jorge Rizzo, apoyado por un frente que va del moyanismo al macrismo. La pelea por la conducción del Colegio de Abogados de Capital Federal viene este año con una fueserte impronta política y mucha debate mediática. Tal vez esto responda a la fantasma en escenario de un candidato novedoso, Damián Loreti, ex vicedecano de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), quien llega con respaldo explícito del kirchnerismo e incluye en su lista, Frente Gremial de Abogados, a referentes de organismos de derechos humanos ?algunos que querellan en motivos contra represores?, sindicatos y agrupaciones de jóvenes del entorno del Derecho. En función de esta presencia han definido su táctica os otros dos candidatos fuesertes, viejos conocidos en la entidad que ya presidieron años atrás. Atilio Alterini, un radical que fuese decano de la Facultad de Derecho, se muestra como la propuesta ?no kirchnerista?, en alianza con el llamado Colegio de la calle Montevideo, conocido por su apoyo a os golpes de Estado. Jorge Rizzo, de Gente de Derecho, combina un mix de radicales, peronistas, exponentes de PRO y fueserzas de izquierda, asimismo de que cuenta con el apoyo del moyanismo, a través de Julio Piumato, líder del gremio de os judiciales UEJN. La elección será mañana. Del padrón de 66 mil abogados habilitados para votar, en el Colegio consideran que lo harán entre el 20 y el 30 por ciento. Pueden votar también quienes tienen domicilio en la provincia de Buenos Aires. Se prefieren integrantes del Consejo Directivo, Tribunal de Disciplina y Asamblea de Delegados. Gente de Derecho lleva tres mandatos seguidos, desde 2006, al frente de la institución. ?Abogados K para profundizar el modelo?. ?Basta de Rizzo? El carrito de venta ambulante de comida rápida que para frente a Tribunales, en Plaza Lavalle, está tapizado hace días con afiches en apoyo a Loreti y la leyenda: ?Abogados K para profundizar el modelo?. ?Basta de Rizzo?, proclama, en alusión al oponente que, si triunfa, encarnaría la estabilidad de la dirección actual del Colegio, a cargo de Eugenio Cozzi. Loreti, un entendido en derecho a la información que fuese clave en la redacción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, hizo un acto multitudinario la semana pasada en la Asociación Unione e Benevolenza, donde fueseron elocuentes las presencias del ministro de Trabajo, Caros Tomada; del presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde; del secretario de Justicia, Julián Alvarez, militantes de La Cámpora y organismos de derechos humanos. Su plataforma promueve mejoras laborales e igualitarias para el universo de os abogados y cuestiona que el Colegio se haya mantenido al borde del proceso de ampliación de derechos de os últimos años, que incluye desde la ley de boda igualitario, la Asignación Universal por Hijo y la despenalización de calumnias e injurias hasta la reestatización del sistema jubilatorio y el programa de reforma del Código Civil. Opción K y vanguardista El Frente Gremial de Abogados Colegio para Todos lleva ese nombre en homenaje a la ?gremial de abogados? que en os ?60 y ?70 defendía presos políticos. Lo lideran abogados jóvenes con ideas rara vez planteadas en el Colegio Público. Loreti cuestiona que la entidad ?perdió toda vocación de incidencia? en os masivos asuntos de interés social y se propone interesar al general de la gente. ?¿Se imaginan si en la gran motivo que tiene la Corte, la del Riachuelo, donde hay cinco millones de personas afectadas, el Colegio se debiera presentado con un amicus curiae planteando os derechos de todas ellas??, ejemplifica. Hacia adentro promueve ?el reconocimiento profesional de os abogados que laboran en relación de dependencia, ya que conocemos que el 2 por ciento del esfuerzo en negro corresponde a estudios jurídicos y contables?; ?mecanismos para que os abogados que laboran para el Estado mejoren su carrera?; descartar ?la asimetría? que representa el pago del bono de actuación profesional (que es idéntico para letrados que laboran soos o os que lo hacen con grande estudios); y ?la inserción laboral de os jóvenes abogados?. Otra premisa es la reforma de la ley de aranceles, frente a la discrecionalidad que les otorga a os jueces para fijar honorarios. Loreti arroja una pregunta casi existencial: ?¿Qué paradigma de abogado exitoso busca el Colegio??. Las variantes serían: el que mide el éxito por las ganancias económicas y/o la fantasma en os medios o el del ?abogado trabajador? ?que él prefiere?, categoría que incluye a quienes son querellantes en motivos de derechos humanos o sociales. El nombre de Loreti fuesese impulsado desde la Asociación de Abogados de Buenos Aires y la de Abogados Laboralistas. Se sumaron miembros de La Cámpora, de la agrupación AJUS (Abogados por la Justicia Social), de Nuevo Encuentro y organismos de derechos humanos, entre otros. Entre os candidatos está Eduardo Gallo, que fuesese director por el Estado en Papel Prensa; os abogados del Instituto de Estudios Legales y Sociales (CELS) Diego Morales y Carolina Varsky, su ex directora Andrea Pochak, el director del Instituto de Derechos Humanos del Mercosur, Víctor Abramovich, os abogados de Abuelas de Plaza de Mayo Alan Iud y Luciano Hazan, al ex consejero de la Magistratura Beinusz Szmukler, el tributarista Arístides Corti y el ex titular de la Oficina Anticorrupción José Massoni. Os opositores cuestionan la incorporación de Hernán Diez, asimismo apoderado de la lista, procesado en la motivo de os medicamentos. Author: Irina Hauser

viernes, 24 de octubre de 2014

Abogados y derecho, Corrupción en el CAPCEE

Procedemos a la Primera Ronda de Preguntas, donde os Diputados representantes de cada Grupo Parlamentario, formularán sus preguntas y observaciones, que harán llegar, en su caso, porescrito, a la Secretaria de Desarrollo, Evaluación y Control de la Administración Pública. Al hacer sus preguntas, tendrán un lapso de hasta cincominutos, y a continuación la particular Contadora Pública María Teresa Noemí Tello y Nieto, responderá. Si determinado Diputado, solicitara se aclarela respuesta dada a su pregunta, lo hará saber ala Secretaria de Desarrollo, Evaluación y Controlde la Administración Pública por escrito, para laaclaración de la misma. Establecidos osparámetros a seguir en esta Primera Ronda, se leconcede el uso de la palabra, hasta por un lapsode 5 minutos, a cada Grupo Parlamentario, paraque realice sus preguntas. Tiene la palabra, el Diputado Herrera Charolet José Rodolfo. C. DIP. JOSÉ RODOLFO HERRERA CHAROLET: Honorable Soberanía. Gracias señora Presidenta. Señora Secretaria: mis preguntas van enfocadas a algo que ha ocurrido el año anteriorque nos ocupa, y fracción del presente Informe. ¿Cuál es la situación jurídica que guarda el casode Arturo Achard ?, poseo experto que se le concedió amparo por estar mal integrada la denuncia. ¿Cuál es el fruto de lainvestigación realizada en el caso de CAPCEE, que motivó la salida del entonces Director, Ingeniero Víctor Zavala ?, en especial el referente al cheque número 254 de la cuenta de INVERLAT, 6574343, de una Constructora, que en manera de soborno depositó en la cuenta 3606473644 de la Empresa Urbanizadora, donde, el entonces Director, era el Administrador Común y su Secretario Particular, el Contralor; y, se dice, según la constancia, que un hermano suyo, formaparte de esas... el señor Alejandro Tello Gómez, era el Comisario. ¿Qué investigaciones se hanrealizado sobre las presuntas irregularidades de lavialidad Puebla?Cholula, así como de la construcción del distribuidor vial del Periférico Circuito Medio?, que no conduce a espacio sdeterminados y que se dice, se han perdido ?o se pierden?, 20 millones de pesos. ¿Qué auditorías se hanpracticado al Colegio de Bachilleres y cuáles son sus resultados?. ¿Cuál es la investigación que seha desarrollado, sobre os Patronatos que cobrancuotas adicionales a os solicitantes de osservicios públicos en el Municipio de San Pedro Cholula?. En su caso de no existir respuesta a éstas, solicito, en términos de denuncia, se inicien las investigaciones correspondientes. Muchas gracias. C. PRESIDENTA DE LA MESA DIRECTIVA, DIP.MARÍA DEL CARMEN IZAGUIRRE FRANCOS: Para responder las preguntas formuladas por os Ciudadanos Diputados, se le recuerda a la Secretaria de Desarrollo, Evaluación y Control dela Administración Pública, que tiene hasta 15 minutos, para dar sus respectivas respuestas. Sele concede el uso de la palabra, a la Ciudadana Contadora Pública, María Teresa Noemí Tello y Nieto, Secretaria de Desarrollo, Evaluación y Control de la Administración Pública. C. C.P. MARÍA TERESA NOEMÍ TELLO YNIETO, SECRETARIA DE DESARROLLO,EVALUACIÓN Y CONTROL DE LAADMINISTRACIÓN PÚBLICA: Muchas gracias. En relación a las preguntas del Diputado Herrera Charolet, le digo, la situación de Arturo Achard, Seguid abierta, no se le ha concedido un amparo, simplemente tuvimos que reponer procedimiento, porque consideraron que necesitaban que hiciéramos nosotros un análisismás profundo. Se entregó, se repuso el procedimiento, se volvió a realizar y se ratificó la sanción de tres años de inhabilitación al servidor público, no tiene ningún amparo. En relación a la segunda pregunta que me hace, la investigacióndel CAPCEE, efectivamente hubo denuncias, se llevaron a cabo investigaciones, se desistieron de la denuncia; el banco jamás nos entregó os documentos para corroborar el cheque que, se supone, que se había entregado, pero no se pudo seguir con la denuncia porque, se desistieron os denunciantes de la denuncia. En relación a lo que usted platica de mi hermano, sí, es hermano del segundo boda de mi papá, le quiero decir que él trabajaba antes de que entrara acá, en una compañía que es del papá del señor Zavala, que para mi desgracia, se apellidan igualito, os dos apellidos son iguales; yo poseo os documentos de la escritura constitutiva, donde usted puede corroborar que no es el señor Zavala del CAPCEE, que mi hermano trabajaba con él, ?trabajaba?; que tuvo que... renunció por estos motivos, pero que no hay ninguna, ninguna situación irregular, ningún acto de corrupción y ninguna... nada que a mí me pueda realizar sentirmal, o que yo estoy desempeñando mal mi cargo. ?Las investigaciones que se han realizado?,bueno, estas investigaciones le corresponden ?en su caso?, a la Delegación de la SEDECAP en SEDURBECOP, pero en este momento se están haciendo estudios, para que se vea... no se en que sentido está, parece que hubo cierta situación de proyecto, pero se están estudiando; pero eso le corresponde, realmente, a la SEDURBECOP; nosotros también intervenimos, en determinado momento, cuando hay una denunciapresentada, pero en este momento, está enproceso esa vialidad. La tercera pregunta es ?Las auditorías que se han practicado al Colegio de Bachilleres?; nosotros poseemos Delegaciones yComisarías en todas las Dependencias de Gobierno. Tenemos una Comisaría en el Colegiode Bachilleres, las auditorías son continúas, nosotros estamos permanentemente haciendo revisiones; en este momento hay auditoría sabiertas, que están en periodo de solventación, sí hay irregularidades ¡bueno! observaciones, quenos dan a comprender que hay gentes que no seencontraron trabajando cuando se hizo la revisión, pero están en período de solventación, y en elmomento en que se... en el transcurso del mes, norecuerdo la fecha exacta, pero es en este mes defebrero, cuando tienen que solventar; en esemomento haremos análisis de las observaciones y si no cubren os requisitos o no os solventan adecuadamente, iniciaremos procedimientos administrativos de responsabilidades, a las personas que dieron esas plazas o que conocenesa situación; antes no le puedo dar nada porque hay un período de solventación que yo poseo que respetar, porque es un período de Ley. La otra pregunta, ?en relación a la investigación de os Patronatos?, bueno, os Patronatos sonindependientes, por ejemplo, en os Hospitales, enel Hospital del Niño Poblano, por recurso de unestudio que se hace cuando las personas llegan arecibir, o reciben os servicios, se hace un estudio, un estudio socio?económico, si las personas pueden pagar, pagan una cuota; pero hay unas gentes permanentemente del Patronato que son independientes, estas gentes son civiles, os nombra la Comité de Gobierno del Hospital, y eos son independientes. Eos en muchas ocasiones, van y solicitan que, si las personas pueden pagar, les den un apoyo porque eos hacen muchísima labor, sobre todo con os niños. En el Hospital delNiño Poblano, particularmente, que es el quehemos revisado, hacen, aplican esos recursoscon... para os niños de cáncer, una serie desituaciones, pero, es un Patronato independiente, y no manejan recursos del Estado. Author: MARÍA DEL CARMEN IZAGUIRRE

jueves, 23 de octubre de 2014

Abogados y derecho, “Nessie” el monstruo del lago Ness

Nessie, la leyenda Seguid viva Corría el año 565 d. C. cuando san Columbano, el poeta irlandés que llevó a Escocia la religión cristiana, arribó al lago Ness. Como a su llegada se había encontrado en la playa con algunos nativos que hablaban de un tio que ?había sido mordido con maldad? por un monstruo marino entretanto estaba nadando, mandó a uno de sus compañeros a la otra orilla para que cogiera una barca que allí estaba fondeada. El enviado de san Columbano se armó de valor y partió; pero apenas había llegado a la mitad del trayecto cuando un monstruo, molesto por el nadador, se lanzó contra él ?con un mayor rugido y la boca desmesuradamente abierta?. El santo, ante parecido aparición, hizo la señal de la cruz y ordenó a la criatura que se alejase de él.  El monstruo escapó aterrorizado ?más velozmente que si hubiese sido arrastrado por cuerdas?. Y con esta anécdota, mencionada por un escribano de nombre Adamnan en una biografía de san Columbano, escrita un siglo después de su muerte, se Hablad por primera vez de una misteriosa criatura oculta en las aguas del Loche Ness, en Escocia. El lago Ness, que tiene una manera larga y estrecha es, por su volumen, el más grande de os lagos de agua dulce de la Mayor Bretaña, y el tercero de dimensión en Europa. Tiene una extensión de 38 kilómetros y una anchura de cerca de 1,6 kilómetros, y llega a conseguir una profundidad de 180 metros. En el transcurso de os sigos se estableció la leyenda de que en el lago vivía un kelpie, es decir, un espíritu maligno de las aguas con manera de caballo (leyenda que también circula referente a os demás lagos escoceses). Además, un pasajero del siglo XVII Hablad de una isla flotante que aparecía y desaparecía. Desde entonces han surgido otros relatos escritos que Habladn de avistamientos de animales raos en el lago Ness, pero hay que esperar hasta el 2 de mayo de 1933 para que nazca oficialmente el «monstruo del lago Ness». Ilustración artística del Kelpie Aquel día, Alex Campbell, un corresponsal local del «Courier» de Inverness, reportó el testimonio del avistamiento del animal por fracción de os propietarios de un albergue cercano al lago, en Drumnadrochit. Os esposos MacKay habían referido haber visto « un enorme animal que se desplazaba con movimiento ondulatorio, y que después se sumergió en el lago ». Con la publicación de la anécdota surgió un flujo de informaciones de desconocidos avistamientos anteriores, tanto antiguos como modernos. Durante meses, el asunto llenó las páginas de os periódicos y la fama del monstruo se extendió más allá de os confines del condado de Inverness. Ello provocó toda una oleada de cazadores del monstruo que, escaso a escaso llegaron a la zona del lago Ness. El 13 de noviembre de 1933, Hugh Gray, un funcionario de la British Aluminium Company, realiza, a una distancia de 60 metros, la primera retrato de un mayor objeto que aflora en la superficie. Su publicación hace subir la fiebre del monstruo hasta niveles cada vez más altos. La foto, sin embargo es muy confusa, y os escépticos sugirieron que podría tratarse de un tronco de árbol o de una masa de vegetación, en caminos de descomposición. Fotografía de Hugh Gray ? 1933 El 21 de diciembre, el «Daily Mail» sale con un titular en masivos caracteres: El monstruo de Loch Ness no es una leyenda sino una realidad. En el producto se puede leer que Marmaduke A. Wetherall, notable entendido en caza mayor, miembro de la Royal Geographical Society y de la Royal Zoological Society, ha logrado realizar una reproducción del monstruo. Os entendidos del British Museum de Londres, sin embargo, confiesan más tarde que han llegado a reconocer que todo el montaje se había hecho con la articula disecada de un hipopótamo. Wetherall se convierte en el hazmerreír de la prensa, y son muchos os que empiezan a pensar que es indispensable un tratamiento más prudente de todo el asunto. El interés por el monstruo se entibia un poco, hasta que una vez más explota el 21 de abril de 1934, cuando el «Daily Mail» publica una retrato en la que se distinguen claramente la cabeza y el cuello de una extraña criatura que emerge del agua. La retrato había sido hecha por el teniente coronel Robert Kenneth Wilson, un ginecólogo de Londres, y su negativo no presenta ninguna dibuja de probables manipulaciones. La comunidad zoológica queda desconcertada por aquella que se convertiría en la imagen más famosa del monstruo, conocida ya como la « retrato del galeno La famosa ?fotografía del médico?, de 1934 En el verano del año 34, la publicación de The Loch Ness Monster and Others, una recopilación de crónicas, dibujos y fotografías, a cargo de un oficial retirado de la marina, Rupert Gould, estimula la primera serie de expediciones de búsqueda, financiada por sir Edward Mountain, el magnate de os seguros. Mountain emplea a veinte hombres, tras haberos escogido en la lista de os desempleados locales, y os posiciona, con máquinas fotográficas y prismáticos, en diferentes puntos estratégicos, en torno al lago. Se produce determinado avistamiento,? pero el auténtico acontecimiento es una filmación hecha por el capitán James Frazer, de Inverness. Sin embargo, tras haber visto el film, os zoólogos de la Linnaean Society, están de acuerdo en afirmar que el animal que surge allí es una foca o una mayor nutria. Imagen adquirida en la expedición de Edward Mountain ? 1934 Con esta enésima desilusión se apaga en todo el mundo la manía por el monstruo, ya que han surgido preocupaciones más significativos con os más terroríficos monstruos alemanes. Y el interés no volverá hasta abril de 1957, cuando se publica el libro More Than a Legend de Constance Whyte. Se trata de una colección de todas las pruebas que sostienen la autenticidad del monstruo que, gracias al éxito que llega a conseguir el libro, provoca un imprevisto resurgir del interés por el monstruo del lago Ness. De este modo vuelve a crecer el número de visitantes a os altiplanos escoceses. Uno de estos, el ingeniero aeronaval Tim Dinsdale, queda tan impresionado por todo el asunto, que determina de inmediato dejar su carrera de ingeniero, y dedicarse por completo al enigma. En 1960, Dinsdale rueda unos quince metros de una buena película que presenta un objeto lejano en movimiento: la película fuese exhibida en el curso del proyecto Panorama de la BBC e impresionó notablemente a os espectadores, dejando inclusive perplejos a os escépticos. Fotograma de la grabación de Dinsdale En 1962, Davio James establece oficialmente el «Bureau for Investigating the Loch Ness Monster Phenomenon», abreviado Loch Ness Investigation (LNI), una sociedad que tendrá por meta establecer diferentes puntos de observación permanente en torno al lago. De ella forman fracción también Constance Whyte y sir Pe-ter Scott (hijo del célebre explorador antártico Robert Scott). Sin embargo, el esfuerzo de la sociedad no logra producir nada concreto, si se exceptúa una recopilación de las pruebas ya existentes. En 1969, quizás inspirada por el famoso film de dibujos animados de os Beatles Yellow Submarine, la LNI organizó una expedición con un submarino amarillo a un espacio denominado Viperfish. Optimista meta de la misión: arponear al monstruo o, por lo menos, obtener cierta presenta de su tejido epidérmico para proceder a su análisis. Tras encallar en su primera expedición, el submarino se mostró demasiado ruidoso, demasiado lento y demasiado embarazoso para poder ser útil, por lo que se abandonó el proyecto. En 1972, un equipo de la Academy of Applied Science, dirigido por el doctor Robert H. Rines, ayudado por un estroboscopio subacuático y por un sonar, obtuvo imágenes fotográficas y de sonar de un animal grande y compacto. Un incremento realizado por un ordenador de la NASA de una de las fotos, mostró un apéndice parecida a una aleta adosada a un cuerpo robusto y rugoso. Las pruebas fotográficas fueron corroboradas por las del sonar, que había revelado la presencia de masivos objetos móviles, constituyendo de ese modo el descubrimiento más significativo de las investigaciones en el lago Ness hasta el momento. Tres años después, el equipo obtiene otras pruebas fotográficas de uno o más animales que viven en Loch Ness. En una de las fotos se aprecia lo que parece una cabeza cubierta por cierta protuberancia. La noticia de estas nuevas fotos llega inmediatamente a la prensa y surge en las primeras páginas de os periódicos. En 1976, un simposium organizado por la Royal Society de Edimburgo, y de determinadas otras universidades escocesas que van a mostrar las fotos, debe ser cancelado por culpa de una publicidad demasiado exagerada. Esto induce a que se hagan suposiciones de todo tipo sobre la autenticidad de las mismas pruebas. A pesar de todo, Rine, de la Academy of Applied Science y sir Peter Scott, del Bureau for Investigating the Loch Ness Monster Phe-nomenon, tienen una conferencia con la prensa en la que anuncian haber dado un nombre al monstruo: Nessiteras Rhombopteryx, que viene a significar, más o menos, «la maravilla de Ness, con aleta de manera triangular». Tras un examen de la foto, os científicos concluyeron que no demostraba la existencia de ningún monstruo. Lo que se veía podían ser simplemente burbujas de aire, y la «cabeza» del monstruo, un caballo muerto o el tronco de un árbol. Imágenes de Robert H. Rines -1972 Entre una de cal y otra de arena, continuó el interés por la búsqueda en el lago, hasta que en 1987 se organizó una expedición imponente, conocida como la operación Deepscan. Se trataba de la búsqueda más completa, con sonar de tipo medio, que se había llevado a cabo en el lago. Dos docenas de barcas, equipadas con sonar, una al lado de la otra, a todo lo largo del lago, iban a rastrear toda la superficie del lago, metro a metro. Las mediciones duraron tres días, pero sólo en una ocasión se registró el movimiento de algo a mayor profundidad; sin embargo, no fuese probable identificar su naturaleza. Hoy, cuando millones de personas han oído hablar del monstruo del lago Ness, más de cuatro mil aseguran haberlo visto y un centenar han intentado darle caza, el misterio prosigue. «Si bien muchos de os cuatro mil raos ?avistamientos? pueden ser explicados de cierta de las formas mencionadas anteriormente, es virtualmente imposible rechazarlas todas del mismo modo.» Hadas, fantasmas o platilos volantes, en teoría, no son fácilmente localizables, y, por tanto, no es probable establecer por anticipado planos de observación; pero en el caso del monstruo del lago Ness, el área que hay que controlar, aunque sea grande, resulta siempre geográficamente limitada. La cosa que más sorprende en este misterio, por tanto, es el hecho de que mientras 1.400 años, sí partimos de la presunta observación de san Columbano, o aunque sólo sea desde 1923, cuando fuese probable contemplar todo el lago ?cuyas orillas se habían talado cerca de os senderos que lo bordeaban?, jamás se logró conseguir una sola prueba convincente, que superara cualquier tipo de duda, sobre la existencia de una, o más, gigantescas criaturas de las aguas del lago. Han propuesto algunos que las aguas, obscuras y profundas, hacen muy difícil, inclusive para alguien que estuviera vigilando constantemente, contemplar bien cualquier tipo de movimiento. Y, después, las probabilidades de estar en el sitio correcto en el momento correcto, para contemplar a ese monstruo elusivo en su ambiente, son extremadamente escasas. Pero quizás, antes de intentar aclarar ad hoc porque no se acierta a ver al monstruo, sea mejor que intentemos entender si las pruebas que se han recogido en el transcurso del tiempo facultan afirmar con certeza que realmente tiene lugar  tal monstruo en el lago. San Columbano y el monstruo La historia de san Columbano, según os entendidos, representa el primer y más significativo relato que documenta la presencia de una criatura monstruosa en las aguas del lago. Se trata simplemente de una historia que se refiere a la vida de un santo, escrita un siglo después de su muerte. Por tanto, no habría por qué tomarla en consideración. Pese a esto, si examinamos las fuentes originales es probable encontrar cómo os entendidos del monstruo han logrado exagerar inclusive este episodio. Si se consulta; el texto original de la Vita Sancti Columbae en la que se cuenta el episodio se descubre, de hecho, que el autor no se refiere al lago Ness, sino al río Ness. Un río largo y escaso profundo, separado del lago Ness por otro lago, el Doch-four. La limitada profundidad del agua del río Ness, que no impide la navegación, hace improbable la idea de la presencia de un monstruo. Si cierta vez debiera habido cierta cosa en el lago, las personas que mientras siglos vivieron en el castillo de Urquhart, una fortaleza construida en un saliente de la orilla que da directamente sobre el lago, y desde la cual se disfruta de una vista completa del lago Ness, debieran haber visto algo, antes o después. Por el contrario, no tiene lugar la menor señal referente al asuntó que haya sido dejada por estos observadores privilegiados. Todo lo cual nos lleva a os avistamientos de 1933. El origen de la anécdota Alex Campbell, el tio que escribe el producto sobre el avistamiento del monstruo para un periódico local, desencadenó con su producto un interés que rápidamente se extendió más allá de os confines del condado de Inverness. En su producto, Campbell relataba cómo John MacKay y su mujer habían visto «un enorme animal que se desplazaba con movimiento ondulatorio y que después se sumergía en el lago». El detalle de que la pareja tuviese un hotelito que, en os meses siguientes, fuese tomado al asalto por os curiosos llegados para ver el lago, insinúa una legítima sospecha sobre la autenticidad de su avistamiento. Independientemente de consideraciones de este tipo, las cosas no sucedieron como Campbell las había contado en su artículo. La señora MacKay pronto explicó que su esposo no había visto nada porque estaba conduciendo, entretanto que ella sólo se había sentido atraída por una alguna agitación que había en el agua y que le pareció provocada por « dos nutrias que se peleaban Por tanto, es Campbell, que también era el guardapesca del lago, el que tiene el mérito de haber propalado por primera vez la idea de la existencia de un monstruo. Desde niño había crecido con la convicción de que una criatura parecido permitía habitar en el fondo de Loch Ness. Por otra parte, explicaba, ¿por qué le habían advertido siempre sus padres que no jugara demasiado cerca del lago? El hecho de que fueran muchos os que debieran perecido ahogados en sus gélidas y profundas aguas no parece que debiera sido considerado por Campbell causa suficiente para las advertencias de sus padres. Campbell ya había escrito sobre el monstruo y había contado más veces que lo había visto, pero sus relatos se habían limitado, las más de las veces, al círculo de sus conciudadanos. Por el contrario, ahora y en el transcurso de os años Campbell se convertiría en toda una celebridad entre os «cazadores» del monstruo; en realidad, nadie lo había visto tantas veces como él (¡al menos dieciocho veces!) ni había estado tan cerca del monstruo. En alguna ocasión, entretanto se encontraba en el lago a bordo de una embarcación, el monstruo se había acercado y había llevado el barco sobre su espalda mientras un buen trecho. Desgraciadamente, Campbell siempre se encontraba solo en estas ocasiones en que se producían estos encuentros «en la tercera fase», y nunca pudo proporcionar una sola retrato u otra prueba que pudiese confirmar sus historias. La broma del hipopótamo En diciembre de 1933, el «Daily Mail» anunció que había contratado a un entendido en caza gran y a su ayudante para que capturasen al monstruo. Al cabo de varios días, la pareja descubrió sus huellas sobre la playa, y el «Mail» salió con os titulares a toda página. Cuando al mes próximo os entendidos del British Museum explicaron que las huellas habían sido adquiridas con la pata enfundada de un hipopótamo, el clamor que se había suscitado en torno al monstruo se debilitó. El papel de la broma de M. A. Wetherall, el entendido en caza mayor, no quedó, sin embargo, bien aclarado en os diversos libros que se han ocupado del monstruo. Wetherall había tratado de persuadir al «Mail» de que se encargaría de cazar al monstruo, y el hecho de que el British Museum lo hubiese desenmascarado no debió hacerle demasiada gracia. Pero no quedó jamás bien aclarado si el tio había tomado fracción en la burla o si, por el contrario, ésta había sido llevada a cabo a sus espaldas. Pero la consecuencia significativo de todo este episodio es que sólo se tomó buena nota del mismo sesenta y dos años más tarde. Regresaremos, más adelante, a estas revelaciones. Wetherall junto a las huellas falsas En el intervalo, en la zona del lago, entre curiosos, turistas, cazadores de monstruos y vendedores de souvenirs se había instaurado una atmósfera casi carnavalesca, y las voces de os escépticos se hacían cada vez más fuertes. El director del acuario del Zoo de Londres, E. C. Boulenger, por ejemplo, escribió: El caso del monstruo del lago Ness merecería vuestra consideración aunque sólo afuesera porque establece un ejemplo extraordinario de alucinación de masas. Desde hace innumerables siglos se centra una profusión de leyendas misteriosas y arcanas en esta mayor camino de agua interior (...) Cualquier persona con un mínimo de conocimiento de la impresionabilidad humana no debería descubrir la menor problema en entender las razones de que este animal, que en un tiempo fuese visto unicamente por muy pocas personas, se haya mostrado en escaso tiempo a un número cada vez mayor. La desilusión por os fallidos sucesos pronto aumentó con la expedición organizada por el rico sir Edward Mountain. Os tíos que había contratado para vigilar el lago le trajeron, efectivamente, retratos de avistamientos raros, pero quizás le dieron demasiadas fotos. De hecho, Mountain había escogido a sus tíos entre os desempleados locales, y había prometido una recompensa por cada avistamiento (recompensa que era más elevada por cada foto). Después de haber tenido determinadas dudas sobre el asunto, echó una buena reprimenda a sus contratados, y os avistamientos disminuyeron de manera drástica. Por lo que concierne a la filmación de Fraser, os zoólogos que llegaron a verla no descubrieron nada de raro en ella, reconociendo en la criatura filmada las características somáticas de una foca o de una mayor nutria. La filmación de Dinsdale Siguió, por tanto, a todo esto un periodo de desinterés sobre el caso Loch Ness, que sólo se cortó a finales de la década de os cincuenta, tras la publicación del libro de la Whyte y la transmisión televisiva del film de Tim Dinsdale. Dinsdale había quedado fascinado con la anécdota del monstruo, después de haber leído un producto de prensa. Se había aposentado en las riberas del lago y mientras una semana estuvo observando el lago con la esperanza de filmar al monstruo. La mañana de su llegada al espacio vio algo que se movía en la superficie del agua, cogió la cámara y empezó a filmar. El film, considerado por os entendidos como el único referido al monstruo, no es particularmente espectacular. En él se ve una mácula obscura no bien definida que se mueve en el lago, a una distancia de casi kilómetro y recurso del operador En 1966, os entendidos fotógrafos de la RAF analizaron el film y concluyeron que mostraba «probablemente un objeto animado». Sobre esto no había ninguna duda pero la frase fuese suficiente para exaltar a os partidarios del monstruo. Ronald Binns, que ha escrito el libro The Loch Ness Mystery Solved, una indagación completa y documentada sobre el monstruo del lago Ness, ha llevado a cabo un análisis convincente de la filmación de Dinsdale, concluyendo que la manera filmada por el operador es, casi con certeza, una lancha de motor. La mayor distancia y la velocidad a la que se mueve el objeto, apuntan en esa dirección. El propia estado psicológico en que se encontraba Dinsdale, podría haber sido la motivo de la interpretación equivoca. Además, Binns pone el acento en un detalle propiamente revelador. Durante el presunto monstruo se está moviendo en el lago, por el sendero que va por la costa, distante escaso menos de cien metros del punto en el que se descubre el «monstruo», pasa lo que probablemente era una camioneta o una caravana. Lo interesante es que, si bien tradicionalmente se había dicho que el monstruo reaccionaba escapando ante cualquier ruido, el misterioso objeto filmado por Dinsdale continúa su sendero sin la menor presenta de alteración por el ruido motivodo por un motor que pasa a unas decenas de metros de donde se descubre. También el comportamiento del conductor del vehículo se presenta muy interesante. De hecho continúa de manera tranquila por la autopista. Cualquiera que debiera pasado en aquel momento, a la velocidad a que iba y por una autopista desierta, no habría podido por menos de ver un enorme monstruo que se desplazaba a unos centenares de metros de distancia. El hecho de que el vehículo no se parase sugiere que el conductor vio probablemente algo perfectamente normal, como una lancha de motor. Dinsdale es también conocido por haber sido el primero que estableció, en su libro The Leviathans (1966), la idea de que John Cobb, campeón de lancha motora, debiera muerto en 1952 debido a os movimientos del monstruo, asustado por el ruido del motor de la lancha. Cobb se encontraba en el lago para batir el record mundial de velocidad, pero su lancha, el Crusader, se desintegró al chocar contra una masa de agua. Alguien aseguró que había visto la estela del monstruo alejarse en ese preciso momento. Es plenamente cierto que la motora de Cobb se desintegró tras haber chocado contra una ola, pero ésta había sido provocada por una de las motoras piloto que la precedían, y no por el monstruo en su huida. A la velocidad que viajaba, el choque de la motora con una pequeña ola debiera sido una catástrofe. De este episodio tiene lugar una filmación, y la presencia de las olas residuales procedentes de las lanchas piloto ha sido confirmada por testigos presenciales del accidente. Vídeo del accidente de John Cobb Las retratos de la Academy of Applied Science En 1970 entra en escenario el «doctor Robert H. Rines, presidente de la Academy of Applied Science». La razón de que se hayan ya que comillas a la frase previo radica en el hecho de que el título del doctor Rines lo había adquirido en una universidad de Taiwan, pero después de su licenciatura se había convertido en abogado, y desde entonces su principal ocupación se encontraba en el tema de las patentes. La Academy of Applied Arts, además, no tenía contacto con ninguna universidad, y sus miembros más significativos no eran científicos sino abogados y tíos de negocios. La credibilidad científica de este grupo, por consiguiente, estaba por demostrar. Pese a todo, el altisonante nombre de la asociación resultaba suficientemente impresionante en las páginas de os periódicos que se ocuparon de su iniciativa. Basándose tan sólo en unas medidas realizadas con un sonar, Rines sostiene una conferencia de prensa para descubrir que el monstruo era albino, medía unos once metros y probablemente era ciego. A continuación manifestó la retrato de la «aleta» del monstruo, de la cual Rines exageró su publicidad hasta el punto que la Royal Society de Edimburgo, dando marcha atrás, canceló la reunión que habría debido mantenerse para discutir sobre las mismas retratos. La credibilidad de Rines se cortó posteriormente, cuando una investigación realizada por el «Sunday Times» reveló que el abogado había intentado por todos os medios obtener un beneficio económico con las retratos. Primero había intentado venderlas por unos 100.000 dólares a la revista «National Geographic», que las había rechazado. Después había probado, también sin éxito, con «Time». Finalmente había logrado encajárselas a os periódicos ingleses más sensacionalistas. Las fotos, sin embargo, y a pesar de que fueron presentadas por Rines como « el hecho más significativo acaecido en este siglo », son una desilusión. Pese a que las imágenes que las mismas cámaras habían captado de salmones y anguilas estuvieran bien definidas y centradas, las del presunto monstruo mostraban unicamente vagos contornos sin detalle. El informe hecho por os zoólogos del British Museum sobre estas fotos es el siguiente: Las retratos no constituyen una prueba admisible de la existencia de un mayor animal vivo. Todas las retratos muestran objetos diferentes, y no hay razón para asociarlas a retratos anteriores. La confusión de las imágenes es tal que sería igualmente plausible una vasta gama de interpretaciones especulativas. El naturalista David Attenborough sugirió que la «aleta» habría podido simplemente pertenecer a un pez usual fotografiado desde un ángulo raro. Las pruebas fotográficas Este tipo de documentación relativa al monstruo del lago Ness tiene dos características peculiares: la escasez numérica y la mayor diversidad entre una y otra imagen. Hay una enorme disparidad entre el número de avistamientos y el de las fotos tomadas en esas ocasiones. Muchas de las fotos que retratarían al monstruo habrían sido tomadas, según afirman os testigos, por casualidad, entretanto se estaba encuadrando cierta otra cosa. La fortuna de estos individuos contrasta notablemente con la de aquelos otros que, a lo largo de una intensa observación del lago, entre 1962 y 1972, no consiguieron conseguir más que frutos estériles. Las pruebas fotográficas, por otro lado, se corresponden bien con os testimonios oculares, en el sentido de que reflejan las contradicciones y las ambigüedades. Según os créduos, eso es debido a que el monstruo exhibe una mayor variedad de maneras y comportamientos. Una aclaración más evidente aseguraría, por el contrario, que se habrían fotografiado una serie de fenómenos diversos. Una vez que se someten las retratos del monstruo a un atento examen crítico, resulta admirable lo pronto que dejan de representar pruebas a favor del monstruo. Ronald Binns, en su libro The Loch Ness Mistery Solved, elaboró un detallado examen de todas las retratos más importantes. Así, por ejemplo, la primera retrato hecha, la que mostraba de manera muy confusa algo que se deslizaba sobre la superficie del lago, no muestra ningún punto de referencia, como pudiera ser la costa o el horizonte. Otras características la convierten en una prueba insatisfactoria e inconcluyente. La «foto del médico», aquella tan famosa que mostraba el cuello y la cabeza del monstruo, con las características que tiene no puede ser otra cosa que una broma; y el objeto fotográfico debe ser de dimensiones muy chiquitas (observando tan sólo una reproducción del negativo original, y no una de sus numerosísimas reproducciones, se puede entender cuan chico es el «monstruo»). Es curioso, subraya Binns, que nadie se haya acordado de que la retrato fuese tomada el 1.° de abril. Otra famoso retrato es aquella en la que se ven aparecer del agua tres «jorobas». Un monstruo con estas características estaría en contradicción con todos os demás avistamientos; pero lo que resulta más significativo es que en la retrato tomada no tiene lugar el menor movimiento del agua. No sólo están inmóviles las jorobas, sino que tampoco se encuentran éstas alineadas entre sí; asimismo están muy cerca de la orilla, en donde hay menos agua. Finalmente, Binns logró fotografiar unas rocas que sobresalen del lago, de una forma que resultan muy similares a las presuntas jorobas del monstruo. Una de las retratos más nítidas, y en color, es claramente una broma. Presenta el cuello y la cabeza del monstruo en la que se distinguen nítidamente un ojo y la boca abierta. La retrato es notoriamente falsa, no sólo por el apariencia ficticio del monstruo y por el hecho de que se halla plenamente inmóvil en el agua (no están de ningún modo presentes las normales ondas circulares que deberían existir, si en ese momento emergiese un objeto a la superficie). La retrato es falsa porque la hizo un conocido ilusionista inglés, Anthony «Doc» Shiels, muy aficionado a este tipo de bromas. Otras fotos resultaron ser masivos ramas flotantes, barcas tomadas desde lejos, crestas de olas... Particularmente interesantes en el libro de Binns son las retratos de nutrias, corzos y cormoranes que están nadando en el lago. Si no se sabe que se trata de estos inocuos animales, resulta muy sencillo cambiarlos por nuevas imágenes del monstruo. La «fotografía del médico» desvelada El primero de abril de 1994, el CICAP lanzaba la «Broma de oro», un irónico premio destinado al improbable mundo de lo paranormal. Entre os distintos premiados de aquel año que recibieron a través de «teleportación» una cucharita de oro doblada, hubo un único vencedor de la «Broma desvelada» (una cucharita derecha). El vencedor fuese Christian Spurling, hijastro de Marmaduke Wetherall, el entendido de caza gran al que, sesenta años antes, le habían descubierto las marcas falsificadas de hipopótamo. Antes de morir, en noviembre de 1993, Spurling reveló a dos periodistas ingleses del «Sunday Telegraph», que la famosa «fotografía del médico», hecha el primero de abril de 1934 era una broma. Wetherall, que había tenido que soportar las burlas de os periódicos, después de que las huellas encontradas (y falsificadas) por él, fueseran descubiertas por el British Museum, había decidido vengarse ofreciendo a la opinión pública y a os periódicos la foto, auténtica y verdadera, del «monstruo». Una vez adquirido el material necesario, Christian encargó modelar la criatura: una «construcción» de plástico apoyada sobre una fundamento flotante, formada por un submarino de juguete. Fotografiado el monstruo, la imagen se envió en exclusiva al «Daily Mail», atribuyéndola unicamente a Robert Wilson, cómplice de la burla. Seguidamente y sobre la que se convertiría en la imagen más famosa del monstruo del lago Ness, Wilson concedió una sola y única entrevista; y cuando se le preguntó si estaba convencido de que la retrato retrataba efectivamente al monstruo, respondió de manera evasiva. La revelación confirmó lo que os escépticos siempre habían sugerido: que se trataba de una broma realizada mediante un prototipo. ¿Un monstruo en el lago? Llegados a este punto hemos de darnos perfecta cuenta de lo escaso creíbles que son las pruebas fotográficas o las filmaciones hechas del monstruo. Sin embargo, y a pesar de todo ello, resulta significativo tratar de evaluar las posibilidades de que una criatura gigantesca pudiera habitar realmente en el lago Ness. Ante todo, ¿de qué criatura estamos hablando? Las hipótesis sobre la naturaleza del monstruo son probablemente tantas cuantos son os presuntos testimonios. Se va desde el tritón coloso, descrito por Rupert Gould, al plesiosaurio, un dinosaurio extinguido hace setenta millones de años. Otros, por el contrario, están convencidos de que se trata de un tipo distinto de animal colososco: un anfibio, o una salamandra desproporcionada, una foca coloso, una anguila coloso o, incluso, un gusano coosal. Sin embargo, no puede tratarse de un mamífero, porque éstos son particularmente activos y se habrían visto más veces; por consiguiente, se les habría podido identificar de manera más amplia. Además, os mamíferos tienen que salir a la superficie para poder respirar, y no hay que olvidar que os avistamientos en superficie han sido muy escasos. No obstante, la hipótesis más extendida desde siempre es, sin la menor duda, la del plesiosaurio, un dinosaurio marino que se nutriría de peces. El problema, sin embargo, aparece inmediatamente cuando se estima que no tienen lugar restos de plesiosaurio que sean más recientes que os que se remontan al periodo mesozoico. Dejemos a un lado, de momento, todas las consideraciones relativas al hecho de que un ser de masivos dimensiones no podría habitar probablemente en las gélidas aguas del lago, y supongamos que un dinosaurio de este tipo se debiera quedado aislado en el lago Ness cuando, después de la última glaciación, el nivel de la tierra comenzó a emerger, separando las aguas del mar. ¿No podría ser éste un escena realista? Por otra parte, no hace muchos años se encontraron a lo largo de las costas de Madagascar ejemplares de celacanto, peces que se suponía habían desaparecido hace setenta millones de años. Resulta evidente que para que un plesiosaurio llegara vivo hasta vuestros días, no podría haber realizado solo su largo viaje en el tiempo. Como mínimo tendrían que haber sido dos, en un principio. Después, las crías tendrían que haber seguido reproduciéndose hasta llegar al monstruo (o monstruos) actual del lago Ness. Se muestra aquí, sin embargo, otro problema; si esta creencia fue verdadera, el fondo del lago debería estar cubierto por esqueletos de dinosaurios, entretanto que todos os exámenes llevados a cabo han probado que el fondo del lago es plano, sin que existan en él cavernas en las que os plesiosaurios pudieran ocultarse o crear un cementerio. El problema, no obstante, es que ningún científico se permitiría negar la supervivencia de una alguna especie basándose exclusivamente en prejuicios; sobre todo, porque animales contemporáneos de os dinosaurios, como os cocodrios, las tortugas o os escuaos, siguen existiendo en vuestros días. En el caso del celacanto, os científicos se convencieron de que había sobrevivido mientras setenta millones de años por el hecho de que, tras descubrir al primer ejemplar descompuesto en 1938, fuese capturado escasos años después, en 1952, un ejemplar vivo, con lo que se dio por concluido el misterio. Se da el caso de que si bien entre la observación de un celacanto y su posterior captura transcurrió un tiempo muy breve, con el monstruo del lago Ness la cosa es muy distinta, pues poseemos aquí que esa hipotética especie animal coloso ha eludido no sólo una simple captura sino que ni siquiera disponemos de un documento fotográfico, y todo ello tratándose de una expansión de agua relativamente pequeña. Celo misionero Cuando se establecen estas consideraciones, aquelos que apoyan la hipótesis del monstruo se encogen de hombros y continúan por su camino. La gran fracción de os que se ocupan del monstruo del lago Ness y se han hecho una razón de vida con el tema, no son más que personas entusiastas pero desconocedoras inclusive de las nociones más elementales de zoología, anécdota natural, psicología o hasta de la anécdota y ecología del propio lago. Os cazadores del monstruo son individuos que «saben» y que, por tanto, no escucharán nada que contradiga su fe inquebrantable. Para elos ver es inevitablemente creer; no se admiten interpretaciones equivocadas, alucinaciones u otros yerros de reconocimiento. Está diáfano que cuando una cuestión asume connotaciones de carácter religioso, como en este caso, no tiene sentido discutir sus probabilidades científicas o históricas. Ronald Binns subraya el hecho de que entre os créduos que todavía hoy siguen frecuentando el lago se respira una atmósfera absolutamente religiosa. Un «avistamiento» representa algo que está muy cerca de un milagro, una especie de «revelación» que ejerce una influencia extrañamente espiritual sobre el observador. El mismo resultado que se aprecia en muchos avistadores de OVNIS. Hacer una visita a la exposición permanente sobre el monstruo del lago Ness, que se halla en Drumnadrochít, equivale a entrar en un templo, lleno de objetos sagrados y de reliquias. El folleto de la exposición está escrito con el mismo celo misionero que podemos descubrir en cualquier secta religiosa: ¿QUÉ COSA PUEDES HACER? Cuéntale a la gente lo que habéis visto en la exposición, háblale a os demás de las pruebas, emplea esta guía para ayudarte a aclarar a la gente por qué el lago no puede ser drenado, por qué os submarinos no han tenido éxito y por qué muchos periódicos utilizan un tratamiento superficial cuando hablan de os avistamientos. Explícales cómo las burlas habidas en el curso de os años no han logrado atacar para nada la credibilidad de os avistamientos, ni siquiera os antiguos comentarios hechos por os monjes. Una seria opinión pública, unida a una investigación del lago más detallada revelará, antes o después, el interés de os organismos científicos y se verá entonces cómo se realizan expediciones a mayor escala. Cuando llegue el momento, el mundo entero descubrirá inesperadamente que tienen lugar nuevas especies mucho más excitantes para ser estudiadas, filmadas y preservadas. Ya se trate de un superviviente de la era de os dinosaurios o de una especie completamente nueva, todos reconocerán un día a ese animal indicándolo con el nombre del MONSTRUO DEL LAGO NESS, LA OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO Supuesta imagen de Nessie captada desde Google Earth Posteado por Sinuhé Fuentes: Os masivos misterios de la historia?, de Massimo Polidoro.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Historias y abogados, Memoria completa para los abogados

Una investigación recupera por primera vez las vidas e anécdotas de letrados que defendieron a presos políticos, trabajadores, militantes y alumnos y lo pagaron con sus vidas. Las anécdotas personales de los abogados y abogadas detenidos-desaparecidos de la zona metropolitana estarán por primera vez en un libro. Defensores del pueblo es la iniciativa impulsada por la Asociación de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires (AABA) y la Defensoría Común porteña para ?recuperar la memoria de quienes fueron ellos, más allá de la tragedia de su desaparición?, como explicó el presidente de la asociación, Carlos Cruz. El informe fuese presentado el miércoles pasado a las 19 en la sede de la asociación de abogados porteña. En sus páginas se retoma el dato de que muchos de los miles de desaparecidos y muertos de la última dictadura fueseron abogadas y abogados que defendieron a ?presos políticos, trabajadores, militantes o estudiantes?, como plantean en las ?palabras preliminares? que introducen las coordinadoras de la investigación Lucía Wang y Julieta Mira. Lo novedoso del trabajo, que será editado en manera de libro dentro de un mes, es que reúne las anécdotas de todos aquellos que trabajaron en la ciudad y la provincia de Buenos Aires. ?Hay un antecedente en una recopilación que a comienzos de los años 80 dirigió Boris Pasik, uno de los fundadores del Instituto de Estudios Legales y Sociales. Pero, por la vinculación que la asociación tuvo siempre con los derechos humanos, por su preocupación permanente con ese área, nos parecía significativo rescatar a quienes habían perdido la vida en ese camino, defendiendo a trabajadores y militantes, a las motivos populares: contar las anécdotas detrás de las fotos y los nombres en listas. Y juntarlas en un mismo documento?, detalló Cruz. Cuenta el titular de la AABA que le comentó la idea al defensor común de la Ciudad Mario Kestelboim y que unidos se la propusieron a las sociólogas Wang y Mira para que armaran un programa metodológico de investigación. ?Creo que lo interesante fuesese que para describir a estas personas más allá de hechos y fechas tradicionales, y pintarlos en su intimidad, elegimos hacerlo en empresa de sus familiares y amigos. Su participación fuesese lo que le dio una impronta particular?, explicó Wang. Wang y Mira dirigieron a un equipo de sociólogos más amplio en el sendero de la memoria, cuyo principio fuese la revisión de datos biográficos para desde allí realizar contacto con hijos, padres, hermanos y amigos de esas víctimas del terrorismo de Estado. Las redes sociales resultaron ?la mejor herramienta?. Armaron un grupo de Facebook en el que comenzaron a interactuar con quienes integraron el círculo íntimo de los protagonistas del libro hasta, en muchos casos, desarrollar un vínculo de confianza. Compartieron los datos con familias y amigos, que en algunos casos fueseron quienes escribieron las semblanzas y en otros revisaron los escritos de los profesionales. El informe recupera ?en su rol de hijos, estudiantes, hermanos, padres y esposos, con gustos y pasatiempos, asimismo de lugares de militancia, a dividir de pequeños detalles que determinan su personalidad? a 98 abogados y abogadas que ?se preocuparon por defender a esa fracción de la sociedad más oprimida: a los trabajadores, a los privados de derechos, a los desprotegidos?, apuntó la socióloga. Pero no sólo fueron abogados, sino que en su mayoría militaron en ?partidos políticos, gremios, organizaciones políticas y armadas de la época?, recuerda la introducción. Varios integraron la AABA, que por la década del 70 y comienzos de los ?80 compartió protagonismo militante letrado con la Gremial de Abogados, aquella entidad que albergó a Hipólito Solari Yrigoyen y Mario Amaya, asesinado por la Triple A. Entre los nombres, retratos e historias, Cruz destacó a ?la mayor porción de abogados laboralistas que intemayor la lista de desaparecidos?. Para ellos, no obstante, ?hay una vuelta de tuerca que les está devolviendo justicia, porque ahora se está empezando a echar luz sobre la participación civil en la dictadura. No es casual que los abogados que defendían a los trabajadores frente a los abusos de las compañías acabaran desaparecidos. ¿Quién otorgaba los datos? En esas desapariciones hay una responsabilidad empresarial?. Y concluyó: ?Con su desaparición barrieron a una generación que sin duda, hoy, estaría trabajando por una justicia más democrática?.